Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 8 agosto 2011
Psicología

Memorizar rostros de personas de raza distinta a la del observador

Los resultados de un nuevo estudio sugieren que cuando el cerebro de alguien memoriza el rostro de una persona de su propia raza funciona de un modo distinto a cuando memoriza el de una persona de otra raza.

En el estudio, realizado por el equipo de Ken Paller, Joan Chiao y Heather Lucas, los tres de la Universidad del Noroeste, en Estados Unidos, se usaron grabaciones de EEG para medir la actividad cerebral.

Los resultados aportan nuevos datos sobre un fenómeno bien documentado, el de que la gente tiende a recordar menos un rostro si éste no pertenece a su propio grupo racial.

La capacidad de recordar rostros con precisión es una habilidad social importante, con consecuencias potencialmente graves si no la podemos ejercer lo bastante bien. Tal como comenta la investigadora Heather Lucas, es embarazoso no acordarse del jefe del cónyuge, pero resulta mucho peor cuando el testigo de un crimen recuerda incorrectamente un rostro, ya que eso puede conducir a que se sentencie a un inocente y a que el verdadero culpable siga en libertad.

El equipo comprobó que la actividad cerebral se incrementa en los primeros 200 a 250 milisegundos después de ver rostros de la misma raza o de otra raza. Sin embargo, para su sorpresa, los investigadores constataron que la amplitud de esa mayor actividad cerebral sólo predice si se recordará posteriormente un rostro de otra raza y no uno de la misma.

Parece que hay una fase crítica poco después de que aparece un rostro de otra raza que determina si el rostro será recordado u olvidado. En otras palabras, el proceso de crear un recuerdo comienza casi inmediatamente después de ver el rostro por primera vez.

Investigaciones anteriores habían asociado esta fase inicial, conocida como potencial cerebral N200, con el proceso de percepción de la individualidad. En ese proceso, se identifican rasgos faciales personales únicos, como la forma de los ojos y la nariz, y la configuración espacial de varios rasgos faciales.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress