Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 10 mayo 2016
Astronomía

El enigma de los géiseres de Encélado

Desde hace más de una década, la sonda espacial Cassini, en órbita al planeta Saturno desde 2004, ha estado observando una serie de intrigantes géiseres en Encélado, una luna de dicho planeta.

 

De tales géiseres surgen vapor de agua y diminutas partículas de hielo. Como consecuencia de su actividad, es posible observar un espectacular penacho alzándose por encima del polo sur de Encélado, alcanzando cientos de kilómetros en el espacio.

 

Los grandes aumentos observados en la producción de partículas heladas en el penacho ¿están impulsados por un incremento, de magnitud parecida, en el vapor de agua? Esta pregunta, una de las muchas para las que se buscan respuestas, ha podido ahora ser contestada. Pero la respuesta ha sido un tanto desconcertante. En contra de lo que cabría suponer, dicho incremento de vapor de agua es muy inferior al esperado. Los investigadores esperaban que Encélado lanzara más vapor de agua cuando está más lejos de Saturno, pero en vez de eso, han encontrado un cambio superficial a pequeña escala que produce efectos muy visibles.

 

Esta observación, aunque desconcertante, proporciona una nueva y valiosa pista para ayudar a los científicos a conocer qué está pasando exactamente bajo la superficie. Faltará, sin embargo, saber interpretar correctamente su significado.

 

Se asume que la fuente del material que forma los géiseres es el mar que, según todos los indicios, existe debajo de la corteza de hielo de Encélado. Se estima que los pasos estrechos a través de dicha corteza pueden permanecer abiertos desde el océano subterráneo hasta la superficie si permanecen llenos de agua líquida.

 

[Img #35802]

 

Estrechos chorros de gas y partículas de hielo surgen de la región polar sur de Encélado. El tirón gravitatorio de Saturno cambia la cantidad de partículas que proceden de dicho polo. El penacho de Encélado se eleva por encima de él cientos de kilómetros. (Foto: NASA/JPL/Space Science Institute)

 

La nueva observación ha revelado a Candy Hansen y sus colegas, del grupo científico de la Cassini, un nuevo y sorprendente rasgo sobre la notable actividad geológica en Encélado: mientras que la cantidad total de gas en el penacho no cambió mucho, un chorro en concreto era entonces cuatro veces más activo que cuando el satélite está en otros sectores de su órbita. En vez de suministrar solo el 2 por ciento del vapor de agua total del penacho, como la Cassini había observado previamente, ahora ha estado aportando el 8 por ciento del gas del penacho. Parece pues que al menos algunos de los estrechos chorros que surgen de la superficie de esa luna sí estallan con una furia mayor cuando el astro se encuentra en el sector de su órbita alrededor de Saturno que más alejado está de este.

 

El cómo y el por qué de esta pauta de conducta se desconocen, pero está claro que tiene que ver con el océano de Encélado y la peculiar actividad geológica que moviliza agua hacia los géiseres.

 

Los científicos están ansiosos por obtener más pistas de lo que ocurre bajo la corteza de hielo del satélite, ya que ahí abajo Encélado es un mundo oceánico que podría poseer los ingredientes necesarios para la vida.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress