Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 13 mayo 2016
Ciencia de los Materiales

Envases y envoltorios inteligentes hechos de materia vegetal

La FAO (Organización para la Alimentación y la Agricultura) de la ONU (Naciones Unidas) estima que una tercera parte de todos los alimentos producidos en el planeta se desperdicia. Esto no es solo un problema ético o económico, sino que también causa un gran daño medioambiental debido a las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

En los países industrializados, la mayor parte de los desechos alimentarios son generados en tiendas minoristas y hogares. Una razón para ello es que la comida está etiquetada con fechas de caducidad inexactas, lo que significa que tanto vendedores como consumidores tiran alimentos perfectamente comestibles, ya que por razones de seguridad se prefiere una fecha demasiado temprana que una demasiado tardía.

 

Sin embargo, hace cuatro años, se lanzó un proyecto de la Unión Europea con el objetivo de desarrollar envases hechos de sucedáneos vegetales del plástico tradicional que no solo extiendan la vida útil de los alimentos sino que también contengan un sensor que notifique a los vendedores y consumidores si la comida en su interior está realmente ya caducada. Ahora, el equipo de Åge Larsen de la SINTEF en Noruega está listo para presentar el primer envoltorio de demostración de este tipo.

 

[Img #35906]

 

La comida actual está etiquetada con fechas de caducidad más tempranas que las reales, por motivos de seguridad, ante la imposibilidad de conocer cuándo exactamente un producto deja de ser comestible, lo que provoca arrojar a la basura alimentos que todavía se podrían comer. (Foto: Geir Mogen / SINTEF)

 

Los envoltorios hechos de este bioplástico prolongan la vida útil de los alimentos y nos dicen cuándo ya no son aptos para el consumo, lo que supondrá un menor desperdicio de comida apta.

 

La SINTEF (Fundación para la Investigación Científica e Industrial) es una de las mayores organizaciones independientes de investigación en los países escandinavos.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress