Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 31 mayo 2016
Neurología

Un estudio investiga los pliegues internos de los lóbulos parietales superiores

Después de haber estudiado la anatomía del precúneo en los humanos adultos y en los chimpancés, su forma, su posición y la extensión de su superficie, Emiliano Bruner y Sofia Pereira Pedro, del grupo de Paleoneurología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), en España, acaban de publicar en la revista Annals of Anatomy un nuevo artículo sobre la morfología de esta área de la corteza parietal.

 

Se trata de un análisis de la extensión lateral del precúneo en los humanos adultos, y una descripción de sus pliegues principales. Dicho análisis ha proporcionado datos sobre el tamaño de esta área parietal profunda, la forma de sus circunvoluciones, las diferencias entre individuos, entre sexos y entre hemisferios.

 

También se ha evaluado con modelos espaciales si la forma y la extensión de estos surcos internos afectan exteriormente la geometría del cerebro, concluyendo que “el tamaño del precúneo puede influir en la forma cerebral, pero la variación interna de sus pliegues no parece producir cambios secundarios de la superficie de la corteza”, señala Emiliano Bruner.

 

Los resultados sugieren que a nivel paleoneurológico, es decir a nivel de la forma cerebral en los fósiles, es posible detectar indirectamente variaciones en el tamaño general de algunas áreas de la corteza profunda (como el precúneo o el surco intraparietal), gracias a los efectos sobre la organización espacial del cerebro, “pero probablemente no se puedan detectar cambios más sutiles de sus proporciones internas y de sus surcos.”, declara Bruner.

 

[Img #36296]

 

Estas áreas son muy variables entre individuos, y se sospecha que han sufrido cambios anatómicos importantes a lo largo de la evolución humana. También están involucradas en diferentes patologías (incluida la enfermedad de Alzheimer), y las informaciones sobre su tamaño y la organización de sus pliegues pueden tener un interés aplicado en neurocirugía. (Fuente: CENIEH/DICYT)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress