Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 23 junio 2016
Salud

¿La fibra en la alimentación ayuda a reducir las alergias alimentarias?

El desarrollo de alergias alimentarias, al menos en los ratones estudiados en una nueva investigación, puede estar relacionado con el alimento que se suministra a las bacterias de su intestino. Los roedores que recibían desde el nacimiento una dieta típica aunque con un contenido modesto de fibra, mostraban alergias más graves a los frutos secos que aquellos que recibían una dieta alta en fibra. El equipo de Laurence Macia y Charles Mackay, ambos inmunólogos en la Universidad Monash de Australia, han comprobado que las bacterias del intestino liberan un ácido graso específico en respuesta a la ingesta de fibra, lo que acaba por influir en las respuestas alérgicas, a través de cambios en el sistema inmunitario.

 

Los autores del estudio sospechan ahora que la mayor incidencia de alergias alimentarias en la población de naciones industrializadas como Australia en los últimos años ha estado relacionada con cambios en la dieta de las personas y en nuestro propio microbioma, en vez de con una falta de exposición a microbios medioambientales, la llamada “hipótesis de la higiene excesiva”.

 

Se sabe que las bacterias del intestino descomponen la fibra alimentaria en sus subproductos (principalmente ácidos grasos de cadena corta). El equipo de Macia y Mackay ha profundizado en esto y ha determinado que estos ácidos grasos contribuyen al correcto funcionamiento del sistema inmunitario al enlazarse a receptores específicos en las células reguladoras T, células inmunitarias que sirven para impedir la reacción inmunitaria cuando esta es innecesaria. De no impedirse en tales casos, puede presentarse una reacción alérgica a un alimento.

 

En otras palabras, puede que las bacterias beneficiosas que predominan bajo el consumo de fibra promuevan el desarrollo de esas células T reguladoras. A las bacterias les sirve para tener un entorno sano y sin inflamación en el que prosperar. Así que es una situación en la que huésped y anfitrión salen ganando.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress