Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 8 julio 2016
Paleontología

Primer tumor facial fósil en un dinosaurio

Se ha detectado por vez primera una hinchazón facial tumoral en una mandíbula fosilizada de dinosaurio. El espécimen corresponde a un ejemplar de Telmatosaurus transsylvanicus, un dinosaurio hadrosaurio de pequeño tamaño corporal y con pico parecido al de los patos. Los restos de la bestia se encontraron en Transilvania.

 

Un grupo internacional de investigadores, incluyendo a Kate Acheson, de la Universidad de Southampton en el Reino Unido, ha documentado un tipo de tumor facial no canceroso, que hoy se da en seres humanos, mamíferos y algunos reptiles, pero que nunca antes se había detectado en animales fósiles.

 

El hadrosaurio, cuya antigüedad se estima en aproximadamente 67-69 millones de años, fue descubierto en el "Valle de los Dinosaurios", una zona declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, y situada en Transilvania, Rumania occidental.

 

"Cuando el fósil se descubrió hace más de una década, resultó obvio que denotaba una deformidad, pero la causa de la misma no ha estado clara hasta ahora", explica Zoltán Csiki-Sava, de la Universidad de Bucarest en Rumania, que dirigió la expedición de campo en la cual se descubrió el fósil.

 

[Img #37159]

 

Los análisis sugieren que el dinosaurio sufrió una afección conocida como "ameloblastoma", un crecimiento excesivo de tipo tumoral, aunque benigno (no canceroso). Hoy en día se dan casos de ameloblastoma en mandíbulas de seres humanos y otros mamíferos, e incluso de algunos reptiles.

 

Es poco probable que el tumor le causase al dinosaurio un dolor severo durante sus primeras etapas de desarrollo, como tampoco lo causa hoy en día en los humanos con la misma enfermedad. De todos modos, los investigadores han averiguado, con arreglo a su tamaño anatómico, que este dinosaurio en particular, murió antes de llegar a la edad adulta. Dado que sus restos conservados consisten únicamente en la mandíbula inferior, nadie puede determinar la causa de la muerte. Los investigadores se preguntaban, sin embargo, si la presencia del ameloblastoma pudo haber contribuido a su muerte.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress