Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 25 agosto 2011
Salud

Pérdida auditiva por ser fumador pasivo

Los fumadores pasivos tienen un mayor riesgo de sufrir pérdidas auditivas que quienes no están expuestos al humo del tabaco.

El equipo de los Dres. Anil Lalwani y Michael Weitzman, de la Universidad de Nueva York, ha comprobado que esa clase de exposición al humo del tabaco casi duplica el riesgo de pérdida de audición entre los adolescentes.

En la población de países como Estados Unidos, más de la mitad de todos los niños están expuestos al humo del tabaco como fumadores pasivos. De modo que el número de casos de pérdida auditiva promovida por inhalar el humo de los cigarrillos fumados por otras personas puede ser notable.

Los peligros para los fumadores pasivos son bien conocidos. Vivir con un fumador aumenta el riesgo de morir de enfermedades cardíacas y cáncer pulmonar. Y en los niños, la exposición a este humo exacerba la severidad de los ataques de asma y causa cuantiosas infecciones del oído medio. El nuevo estudio es el primero que relaciona la condición de fumador pasivo con la pérdida de capacidad auditiva.

Más de 1.500 adolescentes con edades de entre 12 y 19 años participaron en el estudio. Quienes estaban expuestos al humo del tabaco como fumadores pasivos (lo que se verificó mediante análisis de sangre), mostraban más probabilidades de sufrir pérdida auditiva neurosensorial, que a menudo está causada por problemas con la cóclea, el órgano auditivo en forma de caracol que está ubicado en el oído interno. Es el tipo de pérdida auditiva que por lo general tiende a producirse a medida que envejecemos, o en los niños nacidos con sordera congénita.

El estudio desvela que los adolescentes expuestos al humo tenían mayores dificultades de audición en cada una de las frecuencias utilizadas en las pruebas de sonido, pero sobre todo en las frecuencias medias-altas, muy importantes para la comprensión del habla. Además, los adolescentes con mayores niveles de cotinina, lo que significa que estaban sometidos a una mayor exposición al humo del tabaco, eran más propensos a sufrir pérdida auditiva de un lado, o pérdida de audición unilateral, en las frecuencias bajas. En su conjunto, los resultados indican que el humo del tabaco está asociado con un aumento de casi 2 veces el riesgo de pérdida auditiva entre los adolescentes.

[Img #3951]
Más del 80 por ciento de los adolescentes afectados que fueron examinados en el estudio no eran conscientes de padecer problema auditivo alguno. Una pérdida leve de capacidad auditiva no tiene por qué resultar perceptible para la persona afectada. Por lo tanto, el peligro de que alguien esté sufriendo un deterioro auditivo paulatino no se despeja con sólo preguntarle si cree estar notándolo. Es necesario hacer una verificación médica.

Las consecuencias de una pérdida auditiva leve de esta clase, que los investigadores sospechan que puede ser debida a daños que entorpecen al delicado suministro de sangre al oído, son sutiles pero no por ello inocuas. Los niños afectados pueden tener dificultad para entender lo que dice el profesorado en las aulas, y pueden distraerse como consecuencia de ello, aún cuando no sean conscientes de que ese es un motivo importante. Como resultado, pueden ser etiquetados de manera inmerecida como alumnos conflictivos o se les puede diagnosticar equivocadamente un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress