Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 15 julio 2016
Psicología

El consumo de cocaína dificulta los juicios morales

Los resultados de una nueva investigación indican que los consumidores de cocaína o de metanfetamina (también conocida como "Speed") podrían tener dificultades a la hora de discernir entre lo correcto y lo incorrecto como consecuencia de alteraciones en regiones cerebrales que intervienen en los juicios morales.

 

Es obvio que la adicción a una droga provoca en la persona ansias irrefrenables de tomarla, y que esta desesperación, por sí sola, es capaz de hacer que el sujeto cometa robos y otros actos reprobables que de no ser por la droga no cometería.

 

Pero parece que además de eso los consumidores habituales de cocaína y/o de metanfetamina podrían tener dificultades adicionales para obrar honradamente ya que, al parecer, las partes específicas de sus cerebros que se emplean para el procesamiento moral y para evaluar las emociones se han dañado debido a su hábito continuado de consumo de drogas. Esto es así según un estudio realizado en una muestra de población carcelaria por personal del laboratorio de Samantha Fede y Kent Kiehl, en la Universidad de Nuevo México, y de la organización sin ánimo de lucro Mind Research Network.

 

Las investigaciones han mostrado que los consumidores de esas drogas encuentran a menudo difícil identificar las emociones de otras personas, en particular el miedo, y mostrar empatía. Estos aspectos juegan un papel importante en la toma de decisiones morales. Otros estudios han señalado a alteraciones estructurales y funcionales, especialmente en las regiones frontales de sus cerebros. Estas áreas están activas cuando la persona hace juicios morales.

 

Existe un vínculo fuerte entre el consumo de drogas y el comportamiento delictivo, y en países como Estados Unidos hasta el 75 por ciento de la población carcelaria tiene problemas de adicción. No se sabe hasta qué punto el comportamiento criminal es en parte un resultado de las citadas alteraciones estructurales y funcionales en el cerebro. Así pues, puede ser que la desesperación por conseguir dinero con el cual comprar droga no sea la única causa por la que los drogadictos acaban cometiendo delitos.

 

El equipo de Kiehl es el primero en examinar cómo las redes neurales y el funcionamiento cerebral de los consumidores crónicos de cocaína o de metanfetamina en las cárceles estadounidenses se ven reflejados en su capacidad de evaluar situaciones o escenarios morales y decidir sobre ellos. Una merma en dicha capacidad puede empujar a la persona a un comportamiento antisocial.

 

Los investigadores registraron el historial de drogodependencia de 131 consumidores de cocaína y metanfetamina y de 80 no consumidores encarcelados en prisiones de Nuevo México y Wisconsin. Los cerebros de los participantes fueron escaneados mientras completaban una tarea de toma de decisiones morales, en la que evaluaban si ciertas frases eran moralmente incorrectas o no.

 

En comparación con los no consumidores, aquellos que consumían regularmente drogas tenían una actividad neural anormal en las regiones de los lóbulos frontales y las regiones límbicas de sus cerebros, durante el procesamiento moral. En concreto, los que habían consumido droga durante buena parte de su vida mostraron menos actividad en la amígdala, un grupo de neuronas en el cerebro que ayuda a regular y entender emociones. Los investigadores también observaron una relación en el nivel de participación del córtex del cíngulo anterior: la actividad en esta región era menor cuanto mayor era el tiempo que la persona llevaba tomando drogas. Esta zona del cerebro interviene de manera importante en la toma de decisiones morales.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress