Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 31 agosto 2011
Neurología

Los bebés son incapaces de percibir movimientos rápidos

Los bebés tienen una capacidad mucho menor que los adultos para reconocer imágenes que cambian con rapidez, según los resultados obtenidos en una nueva investigación.

Estos resultados muestran que aunque los bebés pueden percibir el movimiento, no tienen una capacidad tan buena como la de los adultos para identificar elementos individuales dentro de una escena en movimiento rápido o que experimenta cambios también rápidos.

Por tanto, su experiencia visual de los cambios a su alrededor es muy diferente de la de un adulto, tal como señala la investigadora Faraz Farzin, quien realizó el trabajo en el Centro para la Mente y el Cerebro de la Universidad de California en Davis, con la colaboración de Susan Rivera de la misma universidad, y David Whitney de la Universidad de California en Berkeley.

Los humanos no nacemos con todas las habilidades visuales que vamos a necesitar a lo largo de la vida. Los cerebros de los bebés desarrollan gradualmente la capacidad de usar la información visual para captar plenamente el mundo a su alrededor.

Incluso en los adultos, la capacidad de procesamiento del cerebro está limitada por la velocidad máxima a la cual puede seguir el ritmo de cambio de la información en una escena.

Un adulto no puede reconocer cambios individuales momento a momento si se producen en intervalos menores de entre 50 a 70 milisegundos.

[Img #4039]
Para los bebés, Farzin y sus colegas han constatado que ese límite de velocidad corresponde a medio segundo aproximadamente, o sea unas 10 veces más despacio que en el caso de los adultos.

Farzin está ahora extendiendo su trabajo a personas con trastornos del desarrollo que afectan a la percepción visual, tales como la dislexia o el autismo. Al conocer mejor las peculiaridades de la percepción visual en niños pequeños con desarrollo normal, ella espera hacer averiguaciones reveladoras sobre cómo y cuándo pueden aparecer problemas.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress