Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 7 septiembre 2011
Geología

La historia geológica narrada por las impurezas de los diamantes

Los orfebres aborrecen las impurezas de los diamantes, pero para los científicos son muy valiosas. Encerradas en un aislamiento perfecto dentro del durísimo diamante, las impurezas están bien protegidas, y gracias a eso, estos antiguos minerales inalterados pueden narrar, a los científicos que sepan escuchar, algunos capítulos de la historia del pasado distante de la Tierra.

El equipo de Steven Shirey, del Instituto Carnegie en Estados Unidos, y Stephen Richardson, de la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica, ha analizado datos de más de 4.000 de estas inclusiones minerales, averiguando que los continentes comenzaron el ciclo de fragmentación, deriva, y colisión, hace unos tres mil millones de años.

Este proceso, llamado Ciclo de Wilson, es responsable del crecimiento de la corteza continental de la Tierra, de las estructuras continentales que vemos hoy, de la apertura y cierre de cuencas oceánicas, de la formación de montañas, y de la distribución de minerales y otros materiales en la corteza.

Las impurezas, o inclusiones, contenidas en los diamantes, son cápsulas del tiempo perfectas acerca de lo que había en un pasado remoto a gran profundidad bajo los continentes.

Ellas brindan datos sobre edad y composición química que abarcan más de 3.500 millones de años, un periodo de tiempo que incluye la evolución de la atmósfera, el crecimiento de la corteza continental, y el inicio de la tectónica de placas.

En diversas partes del mundo, existen bloques de corteza arcaica, conocidos como cratones, que han eludido su reciclaje en el interior de nuestro tectónicamente dinámico planeta. Estas anomalías geológicas han resistido los efectos de grandes deformaciones que sí han remodelado por completo el resto de la corteza terrestre.

[Img #4140]
Los diamantes más grandes se han encontrado en los cratones.

Los cratones contienen las rocas más antiguas del planeta, y sus "raíces" se extienden dentro del manto a lo largo de más de 200 kilómetros, alcanzando profundidades donde las presiones son lo bastante altas, pero las temperaturas lo suficientemente bajas, para que se formen diamantes y estos sean conservados durante miles de millones de años.

Con el paso del tiempo, los diamantes han llegado a la superficie como pasajeros accidentales del flujo de magma profundo expulsado al exterior durante erupciones volcánicas, magma que se solidifica en rocas llamadas kimberlitas.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress