Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 5 octubre 2016
Medicina

Presencia del virus del Zika en las lágrimas

Los resultados de un nuevo estudio sugieren que el virus del Zika podría persistir en los ojos cuando el paciente parece estar ya libre de él.

 

Se ha determinado en dicho estudio que el virus del Zika puede sobrevivir en los ojos y se ha identificado material genético de este en las lágrimas. El estudio, en ratones, ayuda a explicar por qué algunos pacientes humanos que resultaron infectados por el virus desarrollan enfermedades oculares, incluyendo una afección llamada uveitis, que puede llevar a una pérdida permanente de visión.

 

El estudio, realizado por el equipo del Dr. Michael S. Diamond, profesor de medicina en la Universidad Washington en San Luis de Misuri, Estados Unidos, se ha centrado en el efecto de la infección del virus del Zika en los ojos de fetos, recién nacidos y adultos, de ratón. Los investigadores están ahora planeando estudios complementarios en pacientes humanos infectados con el virus.

 

Los resultados de la investigación sugieren que el ojo podría ser un reservorio para el virus del Zika.

 

Este causa una enfermedad leve en la mayoría de los adultos, pero puede causar daños cerebrales y muerte en los fetos. Alrededor de un tercio de todos los bebés infectados en el útero con el virus del Zika muestran enfermedades oculares, como la inflamación del nervio óptico, daños en la retina o ceguera después del nacimiento. En adultos, el virus del Zika puede causar conjuntivitis (picor y enrojecimiento de los ojos) y, en algunos pocos casos, uveitis.

 

[Img #38992]

 

El virus del Zika puede encontrarse en los ojos. (Foto: Robert Boston)

 

El ojo es un lugar inmunitariamente especial, por cuanto el sistema inmunitario está menos activo en él, a fin de evitar que, en el proceso de luchar contra una infección, dañe de manera accidental tejidos sensibles responsables de la visión. Consecuentemente, las infecciones a veces permanecen en el ojo después de que hayan sido eliminadas del resto del cuerpo.

 

“Estamos planeando estudios en personas para averiguar si los virus infecciosos permanecen en la córnea u otros compartimientos del ojo, porque ello tendría repercusiones para el trasplante de córnea”, advierte el Dr. Rajendra S. Apte, del equipo de investigación. Otros virus transmitidos por la sangre, como el del herpes simplex, lo han sido de forma accidental a través de trasplantes de córnea.

 

Los científicos que investigan al virus del Zika están considerando cada vez más rutas alternativas de transmisión porque el virus se está extendiendo más rápidamente de lo que se esperaría de una única transmisión a través de mosquitos. Los epidemiólogos pueden predecir la expansión de una enfermedad con arreglo a tasas conocidas de transmisión para virus relacionados y al nivel vírico en los torrentes sanguíneos de las personas infectadas. Según estos cálculos, el Zika se propaga inusualmente deprisa.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress