Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 20 octubre 2016
Matemáticas

Matemáticas para evitar catástrofes provocadas por las mareas negras

Cuando cae un vertido contaminante en el océano, las decisiones que se toman durante las primeras horas son clave. Pueden refrenar el impacto medioambiental o convertirlo en una catástrofe inmensa, como pasó en el año 2002 con el Prestige. Toda la información aportada por satélites y sensores permite definir la situación y, gracias a las matemáticas, estos datos pueden emplearse para predecir la evolución del fluido y modelizar el impacto de diferentes intervenciones para decidir cuál es la óptima. Precisamente, en esto trabaja el equipo liderado por Ana María Mancho (CSIC) en el Instituto de Ciencias Matemáticas, en España.

 

Estos investigadores aplican técnicas de sistemas dinámicos para modelar el comportamiento de los vertidos. “Hemos podido evaluar y valorar el riesgo potencial del punto de hundimiento con respecto a una posible llegada del vertido a la costa, y así localizar zonas costeras peligrosas y que necesitarían de una mayor vigilancia”, afirma Víctor José García Garrido, coautor de un reciente artículo publicado en la revista Marine Pollution Bulletin.

 

En este informe estudiaron el caso particular del pesquero Oleg Naydenov, hundido en una región de las Islas Canarias el pasado abril de 2015. “Pudimos resaltar la costa suroeste de Gran Canaria (de gran valor ecológico), como zona especialmente peligrosa, donde efectivamente acabaron llegando los primeros restos del vertido (playas de Veneguera)”, describe García Garrido.

 

El método que aplican los investigadores no es nuevo, pero la sofisticación alcanzada permite trabajar a tiempo real con una gran precisión. “Estas técnicas se han usado con anterioridad, pero es la primera vez que se consiguen resultados tan espectaculares, como identificar los puntos de impacto de la marea negra en la costa, así como el momento en que esto se produce”, asegura Mancho. Cuando comenzaron a trabajar ya había pasado más de una semana del accidente, y pudieron informar sobre estos resultados utilizando los datos de Copernicus, el proyecto europeo de observación de la Tierra, proporcionados por Puertos del Estado. Antonio G. Ramos, oceanógrafo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y co-autor del trabajo, facilitó los resultados al comité de emergencias que se encargó de gestionar el evento y fueron utilizados para organizar partes de las labores de limpieza llevadas a cabo por los dispositivos de Salvamento Marítimo.

[Img #39312]

 

Vertidos oceánicos. (Imagen: ICMAT)

 

Actualmente, se emplean muchos recursos (seguimiento en barcos y aviones) para controlar el vertido, pero el uso de esta herramienta matemática podría ser mucho más eficiente: da la información en el momento y con previsión de futuro, sobre grandes áreas, y su coste es mucho menor.

 

“Hemos comprobado que podemos monitorizar el evento y ofrecer información en tiempo real a los servicios de emergencia”, señala Mancho. El objetivo ahora es diseñar un dispositivo operativo en tiempo real que puedan usar los propios puertos.

 

Más allá del que se ha señalado, los posibles usos de estas técnicas matemáticas son muchos. “Queremos proporcionar a la comunidad científica una herramienta que combina imágenes por satélite y sensores remotos con matemáticas procedentes de la teoría de sistemas dinámicos, para contribuir a la gestión eficaz de este tipo de catástrofes naturales (derrames de contaminantes en el medio marino), y también a la elaboración de planes de contingencia para abordar estos eventos con un elevado índice de éxito”, explica García Garrido. Por ejemplo, se puede utilizar para misiones de rescate o para interpretar bien las corrientes oceánicas que determinan el movimiento de lanchas a la deriva. (Fuente: ICMAT/DICYT)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress