Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 1 noviembre 2016
Medicina

¿En qué consiste la adicción a la cirugía plástica?

Artículo escrito por el Dr. Julio Terrén, Cirujano Plástico y Doctor en Medicina

 

Cuando se habla de adicciones, la mayoría de las personas piensan en drogas y alcohol. El abuso de sustancias es una de las dependencias más comunes, sin embargo, las adicciones pueden manifestarse de otras formas y bajo otras condiciones. Una adicción muy grave que suele pasarse por alto es la adicción a la cirugía plástica. La adicción a la cirugía se engloba dentro de las adicciones conductuales o de proceso. Una persona que padece una adicción conductual es adicta a un comportamiento específico, a pesar de las consecuencias negativas aparentes.

 

A diferencia de los drogadictos, que sufren una adicción química, los adictos a la cirugía plástica experimentan una obsesión mental que les empuja a modificar sus cuerpos y sus aspectos faciales hasta la deformación. Normalmente, proviene de inseguridades subyacentes y de deseos por conseguir un aspecto determinado para adaptarse a un ideal de belleza autoimpuesto y que suele alejarse de los cánones estéticos definidos. Estas personas utilizan la cirugía para superar problemas psicológicos mucho más profundos, a los que difícilmente se puede hacer frente con un bisturí.

 

El concepto de belleza es muy desigual en la sociedad actual. Muchos hombres y mujeres creen que solo se puede ser “bello” si se imitan las características físicas de determinadas estrellas de Hollywood o de supermodelos de revistas. Los adictos a la cirugía plástica buscan tratamientos extremos para conseguir la barbilla, los labios o los pechos perfectos, sin darse cuenta de que no existe un rostro o un cuerpo perfecto. Tras la cirugía, los adictos encontrarán una razón o alguna pega o imperfección imaginaria para volver al quirófano y someterse a una segunda, una tercera o una cuarta intervención, y así sucesivamente, en su búsqueda de la "inalcanzable perfección". Esta percepción tan alejada de su propia apariencia afecta a su vida diaria, convirtiéndoles en personas inseguras e infelices.

 

[Img #39562]

En la imagen, un quirófano. Las personas con adicción a la cirugía plástica buscan que esta les resuelva un problema que en realidad es solo de índole psicológica. (Foto: Ruhrfisch. CC BY-SA 2.0)

 

Estas personas pueden terminar con daños permanentes e irreparables en el tejido muscular y en la piel, además de presentar cicatrización excesiva. A menudo modifican tanto su apariencia que acaban desfigurándose.

 

¿Cuál es la misión del cirujano?

 

El mayor problema es no que existen leyes que impidan que las personas se sometan a cirugías estéticas de forma consecutiva. Si el paciente tiene dinero para pagar la cirugía y el médico accede no existe el mínimo obstáculo. Hay muchos médicos con muy poca ética profesional que se mueven exclusivamente por intereses económicos y que, en muchos casos, juegan a ser dioses. Y lo que es peor aún, según los datos proporcionados por la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE) cerca de 9.000 médicos practican cirugía estética sin la titulación específica en España.

 

La cirugía plástica se rige por el mismo código deontológico que las demás especialidades médicas y quirúrgicas. El cirujano debe asegurarse de que el paciente no presente problemas psicológicos preocupantes, y de que se opera por decisión personal, no por presiones o por satisfacer a terceras personas.

 

La misión del cirujano es la de aconsejar al paciente y guiarle hacia la mejor opción. Nunca se debe operar por operar. No todo vale en la profesión. Antes de intervenir se debe tener clara la motivación del paciente y consultar a un psicólogo si es preciso.

 

Dr. Julio Terrén: cirujano plástico

 

Otros artículos del Dr. Julio Terrén

Tratamientos Estéticos e Internet
¿Los "selfies" disparan la cirugía plástica

¿Son efectivas las células madre en el sector de la Medicina Estética?
Conceptos erróneos sobre la cirugía plástica
Cirugía plástica y turismo de bisturí
Pasado, presente y futuro de la cirugía plástica
El cáncer de mama también afecta a los hombres
¿Está alterando Photoshop nuestra percepción sobre la belleza?
La cirugía plástica es algo más que hedonismo

Trastorno dismórfico corporal

EarFold, el tratamiento revolucionario para las "orejas en forma de soplillo"

Mamas tuberosas: ¿qué son y cómo se corrigen?

 

 

 


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress