Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 14 septiembre 2011
Química

¿Por qué en los muros se acumula el musgo y se ennegrece la pintura?

Para restaurar el patrimonio cultural degradado, conviene conocer primero la causa del deterioro. Una nueva metodología analítica considera el material de origen y el producto en que se ha convertido con el tiempo para comprender su evolución. Su uso en Pompeya apunta al hombre como causa de muchos de los daños.

La química Maite Maguregui ha analizado la degradación del patrimonio histórico en ladrillos, morteros y murales; entre otros, los de dos viviendas de la antigua Pompeya. Con una metodología propia, la investigadora de la UPV/EHU ha estudiado el deterioro de los materiales debido a la filtración de aguas, los gases ácidos atmosféricos y los microorganismos. Así observado la importancia de la intervención del ser humano en su degradación.

Mediante técnicas espectroscópicas no invasivas se han caracterizado los compuestos originales y los productos de deterioro. Además, se han aplicado técnicas microdestructivas para cualtificar las sales solubles y modelos termodinámicos para poder comprender la evolución. La espectroscopía Raman y el perfilado de profundidad permiten determinar la distribución de los componentes.

Mediante estos análisis, se ha observado que el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno son unos de los mayores causantes del deterioro. Se encuentran en la industria, la automoción, la alimentación, etc. Por tanto, el hombre es responsable en gran medida de la degradación del patrimonio.

Maguregui ha concluido que los factores ambientales no atacan a los materiales de manera aislada, sino que un solo elemento se deteriora de diversas maneras. En Pompeya, el dióxido de azufre ha dañado la escayola y allí ha aparecido musgo. Puede haber un nexo entre estos dos fenómenos; de hecho, otros investigadores ya han mencionado con anterioridad que el yeso puede ser un buen nutriente para los microorganismos colonizadores. La sulfatación provocada por el dióxido de azufre en la escayola atraería a los microorganismos y por eso se acumularía el musgo.


[Img #4266]
Los datos recopilados con la nueva metodología permiten realizar suposiciones sobre la evolución y los mecanismos que han participado en cada caso. Pero, además, Maguregui lo ha verificado, reproduciendo el supuesto proceso de deterioro experimentalmente mediante técnicas diseñadas para acelerar la evolución.

En los murales de la casa Marcus Lucretius de Pompeya, las zonas que originalmente contenían hematites rojos están ennegrecidas, y en su lugar hay magnetita y sulfato de hierro (III) nonahidrato. Según la investigadora, ambos productos habrían aparecido por el dióxido de azufre, por lo tanto, el mural se habría ennegrecido a causa de la acción humana en el medio ambiente. (Fuente: UPV/EHU)


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress