Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 20 diciembre 2016
Medicina

Nuevo método para mejorar la biocompatibilidad de los implantes

Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en España, ha puesto en práctica una nueva técnica para mejorar la biocompatibilidad de los materiales que se utilizan en las prótesis. El procedimiento consiste en depositar sobre dicho material una delgada lámina funcional que permite la unión estable de un gran número de especies bioactivas. Con ello se consigue tanto disminuir la probabilidad de desarrollar infecciones como mejorar la reacción del organismo a estos implantes funcionalizados.

 

En el mundo actual ya es normal enviar sondas a explorar otros planetas. También estamos acostumbrados a llevar en nuestros bolsillos dispositivos con una capacidad de cálculo superior a la que permitió poner al primer hombre en La Luna. Precisamente la rapidez y profundidad de estos avances técnicos hace que resulte paradójico que las soluciones terapéuticas ofrecidas por los materiales empleados en medicina no hayan variado sustancialmente en los últimos 20 o 30 años.

 

Evidentemente el motivo de este lento desarrollo no es la falta de interés social ni económico del problema. La principal dificultad está en la compleja interacción que establece el material con nuestro organismo. Esta interacción se basa en una serie de mecanismos que actualmente conocemos solo de manera incompleta, pero en los que tienen un papel determinante los procesos que suceden en la frontera entre la superficie del material y el medio orgánico. Por tanto, la importancia de la superficie del material en el éxito o fracaso del implante la convierte en una diana natural de las técnicas destinadas a mejorar la biocompatibilidad de los materiales.

 

Entre los procedimientos desarrollados para modificar la superficie de los materiales y mejorar la reacción del organismo a los mismos destacan aquellos que permiten crear una unión estable entre la superficie y diversos elementos bioactivos como, por ejemplo, proteínas. Esta familia de procedimientos recibe el nombre genérico de técnicas de funcionalización (o de biofuncionalización). La mayor parte de las técnicas de funcionalización se basan en la reacción química del material con un precursor adecuado. Las reacciones suelen ser relativamente sencillas, pero tienen el inconveniente de que resultan muy dependientes de la composición del material.

 

[Img #40620]

 

Células en desarrollo sobre una lámina biofuncionalizada. (Foto: UPM)

 

Para superar esta dificultad, el grupo de investigadores ha desarrollado un procedimiento de funcionalización versátil y robusto por el que se deposita una lámina delgada funcional con un espesor inferior a una milésima de milímetro sobre el material de titanio utilizado en el implante. La técnica, denominada silanización por vapor activado (AVS por sus iniciales en inglés), puede ser empleada virtualmente con todos los biomateriales metálicos y cerámicos, y la lámina funcional es lo suficientemente versátil como para permitir la unión estable de un gran número de especies bioactivas.

 

Como señalan los investigadores, que publican su trabajo  en la revista Applied Surface Science, “la aplicación de este procedimiento abre unas excelentes expectativas para mejorar la reacción del organismo a los implantes, ya que permite dotar a los implantes funcionalizados de nuevas propiedades. Entre estas destacan la posibilidad de disminuir la probabilidad de desarrollar una infección como consecuencia del implante o la mejora que se puede lograr en la estabilidad de la unión del material al tejido circundante”.  

 

Además, la versatilidad del procedimiento, tanto en términos de composición de los materiales como de la geometría de las prótesis hace que pueda ser adaptado con mínimos cambios a los procedimientos de fabricación de biomateriales empleados en la actualidad. Por este motivo, es previsible que la aplicación de los biomateriales funcionalizados empiece a constituir una alternativa terapéutica para diversas patologías en un futuro no muy lejano. (Fuente: Universidad Politécnica de Madrid)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress