Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 19 septiembre 2011
Medicina

La posibilidad de que el trabajo de extinción de incendios pueda promover ciertos problemas cardiacos

Según los resultados de un reciente estudio, el trabajo de extinguir incendios aumenta la rigidez de las arterias y estimula la fatiga cardiaca, de manera temporal. Estos efectos también los experimentan los levantadores de pesas y los atletas de competiciones deportivas de resistencia.

Los autores del estudio, del Instituto del Servicio contra Incendios de Illinois (IFSI), en la Universidad de Illinois, comprobaron en voluntarios que tres horas de actividad de extinción de incendios les causaban un aumento considerable de la rigidez arterial, y una alteración de las funciones cardiacas. Los voluntarios eran bomberos jóvenes y aparentemente sanos.

Estos cambios parecen ser similares a lo que se observa después de una actividad aeróbica máxima y/o ejercicios físicos intensos de resistencia, y se deben probablemente a una combinación de tensiones térmicas, metabólicas y psicológicas, típicas durante las actividades de extinción de incendios.

Los 69 bomberos que participaron en el estudio estaban en activo, y declarados aptos por los médicos de sus departamentos para participar en actividades de extinción de incendios, aunque conviene matizar que muchos tenían sobrepeso, según la evaluación del índice de masa corporal. Los participantes, todos hombres, tenían edades comprendidas entre 19 y 48 años, con un promedio de edad de 29 años.

Llevando cada uno la vestimenta y el equipamiento completos de un bombero, los participantes llevaron a cabo actividades típicas de la lucha contra incendios (avanzar con las mangueras hasta los lugares idóneos desde donde usarlas, forzar puertas, y apagar el fuego) en las instalaciones de entrenamiento del IFSI.

Los sujetos de estudio participaron en cuatro o cinco períodos de actividad, con una duración de 15 a 25 minutos cada uno, con varios periodos intermedios de descanso de entre 10 y 15 minutos para hidratarse y refrescarse.

[Img #4329]
El equipo de Gavin Horn y Bo Fernhall comprobó que las arterias de esos bomberos se volvían más rígidas a raíz de su sesión de trabajo luchando contra el fuego. Por lo general, la rigidez arterial se asocia con un aumento de la inflamación y de la presión sanguínea, pero los investigadores no encontraron ningún aumento correlativo en estos dos parámetros.

Sorprendentemente, la función endotelial de los participantes (el flujo de sangre controlado por el revestimiento interior de los vasos sanguíneos) mejoró después del ejercicio de extinción de incendios.

Efectos como la mejora de la función endotelial y la rigidez arterial, se observan a menudo en los deportistas después del levantamiento de pesas o de ejercicios físicos de resistencia.

Los bomberos hacen mucho ejercicio físico de resistencia cuando luchan contra el fuego, ya que deben manejar equipamiento pesado, entrar en lugares por la fuerza (como cuando deben abrir una puerta a hachazos), trasladar fuera de la zona de peligro a personas inconscientes, y otras tareas que aumentan el flujo sanguíneo en los brazos, que es donde se mide la función endotelial. Sin embargo, la rigidez arterial no es la respuesta que cabría esperar.

No está claro que los resultados de este estudio indiquen necesariamente un aumento en el riesgo de que los bomberos sufran ataques cardíacos o derrames cerebrales como consecuencia de su labor específica, más allá del riesgo inherente a todo esfuerzo físico intenso, propio de una situación límite.

Los resultados de otro estudio en esta misma línea de investigación indicaron que la cantidad de sangre bombeada con cada latido del corazón, y la capacidad de éste para relajarse entre ellos, estaba mermada después de que la persona hubiera participado en la extinción de un incendio. Esa alteración, llamada "fatiga cardiaca", ha sido registrada en los atletas que participan en maratones y otros deportes de resistencia.

De todos modos habrá que investigar más antes de poder dictaminar si el fenómeno experimentado por los bomberos es indicativo de problemas de salud o no.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress