Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 2 enero 2017
Astronomía

Biografía de NGC 3293

En cierta manera, la soledad de nuestro Sol es una anomalía cósmica. Alejado del lugar de su nacimiento, y por tanto de las compañeras que compartieron nebulosa de formación, está relativamente apartado de otros cuerpos estelares. En cambio, hay otras estrellas que pasan casi toda su vida en zonas mucho más pobladas, hasta el punto de que, junto a sus hermanas, dan lugar a lo que llamamos cúmulos estelares.

 

NGC 3293 es uno de esos cúmulos estelares, y además uno bastante brillante. Descubierto por Nicolas-Louis de Lacaille (o La Caille) el 25 de enero de 1752, durante su viaje a Sudáfrica, se encuentra en la constelación de Carina, a unos 8.400 años-luz de nosotros.

 

Los astrónomos lo consideran un cúmulo abierto, dado que su pequeña población está realmente distribuida de forma no demasiado densa. El cúmulo, en efecto, posee una cincuentena de estrellas, situadas a lo largo de una extensión de unos 26 ó 27 años-luz de diámetro.

 

Con una magnitud aparente de 4,7, estamos ante un cúmulo brillante y fácilmente observable. Sus integrantes debieron nacer más o menos al mismo tiempo, hace tan solo unos 10 millones de años. Es pues un cúmulo joven, pero al mismo tiempo, uno de corta duración, puesto que muchos de sus habitantes son estrellas muy grandes y calientes. Eso quiere decir que quemarán su combustible rápidamente y vivirán poco tiempo.

 

La más destacada y brillante es una estrella de magnitud 6,5, una gigante roja. Está rodeada por otras varias decenas azules.

 

El cúmulo aún presenta rastros de la nebulosa gaseosa y de polvo a partir de la cual se crearon los cuerpos estelares. La nebulosa original, espoleada por algún fenómeno exterior o debido a perturbaciones locales, empezó a contraerse debido a la gravedad, y en varios puntos de su vasto volumen se crearon los diversos embriones de estrella, o protoestrellas, que acabaron acumulando buena parte del material y que finalmente acabaron surgiendo de sus capullos por sí mismas o con la ayuda de la radiación ultravioleta de otras vecinas más precoces, que limpiaron la región dejando verlas poco a poco.

 

[Img #40865]

 

NGC 3293, visto desde el observatorio de La Silla en Chile. (Foto: ESO/G. Beccari)

 

La gran cantidad de masa que acumularon estas estrellas marcará su vida futura. Quemando el hidrógeno de su horno nuclear a gran velocidad, transcurrirán raudas por las diversas etapas de su vida, hasta llegar al final de ella. En una última fase, las estrellas se enfriarán y se volverán más rojas, aumentando al mismo tiempo su volumen hasta convertirse en supergigantes.

 

Destacando de sus compañeras azules, la citada estrella rojiza o anaranjada debe ser pues la más masiva, y por tanto la que ha evolucionado más rápidamente.

 

Los astrónomos han estudiado NGC 3293 con mucha atención porque en este cúmulo tienen una buena parte de la historia evolutiva estelar. Sus imágenes y espectros están ayudando a averiguar detalles sobre cómo se transforman, en una especie de laboratorio cósmico.

 

Lacaille descubrió el cúmulo con un modestísimo telescopio de 12 mm de diámetro. Ello fue suficiente para detectar su presencia y catalogarlo, si bien es visible a ojo desnudo en el hemisferio sur si la noche es lo bastante transparente y oscura. En la actualidad, los astrónomos usan grandes instrumentos como el del observatorio de La Silla, en Chile, que permiten mostrar detalles muy finos de sus estructuras y las características físicas individuales de muchas de las estrellas del cúmulo estelar. El hecho de que todas tengan una composición química semejante confirma que proceden de la misma nube primigenia de gas y polvo y que se formaron casi al mismo tiempo. Eso es especialmente útil porque permite contemplar los diversos caminos de la evolución estelar, representados por las propiedades actuales de cada estrella individual, cuya masa intrínseca ha marcado la velocidad de dicha evolución.

 

En comparación con nuestro Sol, que tiene una edad de unos 4.500 millones de años, las estrellas de NGC 3293 no solo son extremadamente jóvenes, sino que, por sus propiedades físicas, evolucionarán mucho más deprisa que nuestra estrella. En todo caso, el cúmulo estelar abierto del que forman parte acabará desapareciendo como tal, en parte por la vejez prematura de sus componentes, y en parte porque su baja densidad lo hace propicio a desmembrarse ante posibles interacciones con otros cúmulos cercanos o nubes de gas. En efecto, la gravedad, la fuerza que mantiene juntas a sus estrellas, no es tan elevada como la de un cúmulo globular, de manera que un cúmulo abierto como NGC 3293 no debería permanecer como tal más allá de unos pocos cientos de millones de años. En contraste, los cúmulos globulares mantienen su forma durante miles de millones de años, y pueden contener miles de estrellas.

 

NGC 3293, además, ha alcanzado probablemente ya un punto de su existencia que no tiene marcha atrás. Ya no hay mucho gas en la región para nuevos episodios de formación estelar masiva, como el único que dio forma a la actual población, así que su futuro es el de una estructura en declive que quizá producirá alguna estrella más pero que ya ha visto su mejor época.

 

DATOS BÁSICOS:

Nombres: NGC 3293
Tipo: Cúmulo estelar abierto
Constelación: Carina
Distancia a la Tierra: Unos 8.400 millones de años-luz
Magnitud aparente: 4,7
Características especiales: Cúmulo muy joven, de unos 10 millones de años de antigüedad y con una población de poco más de 50 estrellas.

 


(AUTOR: MANEL MONTES)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress