Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 30 enero 2017
Neurología

Efecto de la dieta mediterránea sobre la salud cerebral en la vejez

Un nuevo estudio muestra que las personas mayores que se alimentaron con una dieta mediterránea conservaron un mayor volumen cerebral a lo largo de un periodo de seguimiento de tres años que aquellas que se alimentaron mayormente con otras dietas.

 

La dieta mediterránea incluye grandes cantidades de frutas, verdura, aceite de oliva, judías, y granos de cereales como trigo y arroz, cantidades moderadas de pescado, productos lácteos y vino, y una cantidad limitada de carne roja y de aves de corral.

 

A medida que envejecemos, el cerebro se encoge y perdemos células cerebrales, lo cual puede afectar al aprendizaje y la memoria. Los resultados del nuevo estudio, llevado a cabo por el equipo de Michelle Luciano, de la Universidad de Edimburgo en Escocia, se suman a los de otras investigaciones indicando que la dieta mediterránea tiene un efecto positivo en la salud cerebral.

 

Los investigadores recogieron información de los hábitos alimentarios de 967 escoceses con una edad en torno a los 70 años, que no sufrían demencia. De esas personas, 562 fueron sometidas a un escaneo cerebral por MRI (visualización por resonancia magnética) hacia los 73 años, para medir el volumen general de su cerebro, el volumen de la materia gris y el grosor de la corteza, que es la capa externa del cerebro. De ese grupo, 401 personas volvieron para un segundo escaneo por MRI a la edad de 76 años. Estas mediciones se compararon, en función de lo estrictamente que seguían la dieta mediterránea.

 

[Img #41457]

 

Tomates y pimientos, productos típicos en la dieta mediterránea. (Foto: Amanda Mills / CDC)

 

Los participantes variaban en cuanto a este seguimiento estricto de la dieta mediterránea. Los que la siguieron poco tenían una mayor probabilidad de sufrir una pérdida mayor de volumen total del cerebro a lo largo de los tres años que aquellas personas que sí lo hicieron.

 

Los resultados fueron los mismos cuando los investigadores hicieron ajustes para tener en cuenta otros factores que podrían afectar al volumen cerebral, como la edad, el nivel de educación y sufrir diabetes o hipertensión.

 

Por otra parte, no hubo relación entre el volumen de la materia gris o el grosor de la corteza y la dieta mediterránea.

 

Los investigadores también hallaron que comer más pescado y menos carne no estaba relacionado con los cambios cerebrales, lo cual contradice las conclusiones de estudios anteriores.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress