Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 31 enero 2017
Astrofísica

Resuelven un misterio sobre los vientos en Júpiter

Los vientos arremolinados de Júpiter, que arrastran masas de gas multicolor y a los que se conoce como “chorros”, han intrigado desde hace mucho tiempo a los astrónomos. Uno de los misterios ha sido si los chorros existen solo en la atmósfera superior del planeta (de manera parecida a las corrientes en chorro de la propia Tierra) o si se zambullen en el interior gaseoso más denso de Júpiter. Esto último podría revelar pistas sobre la estructura interior y la dinámica interna del planeta.

 

Ahora, el equipo del geofísico Jonathan Aurnou, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Estados Unidos, y sus colaboradores en Marsella, Francia, han simulado por vez primera chorros de Júpiter en el laboratorio. Su trabajo demuestra que los vientos se extienden probablemente a lo largo de miles de kilómetros bajo la atmósfera visible del planeta.

 

Ya había modelos digitales simulándolo, pero era necesario recrear el proceso de manera material, aunque fuese a escala ínfima.

 

La dificultad en la recreación de vientos en forma de remolino en el laboratorio radicaba en construir un modelo de un planeta con tres atributos clave que, por lo que se sabe, son necesarios para que se formen los chorros: una rotación rápida, turbulencia y un “efecto curvatura” que imite la forma esférica de un planeta. Los anteriores intentos de crear chorros en un laboratorio fallaban a menudo porque los investigadores no podían hacerlos girar lo bastante rápido o crear suficiente turbulencia.

 

[Img #41487]

 

Una vista del polo sur de Júpiter (arriba a la izquierda y abajo a la derecha) y resultados de laboratorio del nuevo modelo de los vientos del planeta (arriba a la derecha y abajo a la izquierda). (Imagen: Jonathan Aurnou)

 

El equipo de Aurnou espera ensayar sus predicciones con datos reales procedentes de Júpiter, y no tendrán que esperar mucho: la sonda Juno de la NASA está orbitando el planeta ahora mismo, recogiendo datos sobre su atmósfera, campo magnético e interior.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress