Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 4 octubre 2011
Psicología

Criar un bebé en un entorno bilingüe prolonga su capacidad temporal de aprendizaje lingüístico rápido

Los bebés y los niños pequeños tienen una gran facilidad para aprender un segundo idioma, pero esa capacidad comienza a desvanecerse a medida que se hacen mayores.

Un nuevo estudio indica que la capacidad infantil de aprender con facilidad nuevos idiomas puede durar más tiempo en los bebés criados en un entorno bilingüe.

Unos investigadores de la Universidad de Washington están analizando los mecanismos cerebrales que contribuyen a esa destreza infantil en el aprendizaje de idiomas, con la esperanza de que lo que averigüen pueda servir para ayudar a los adultos en el aprendizaje de uno nuevo.

El estudio que han completado en esa línea de investigación aporta ya algunos resultados reveladores.

Este trabajo es el primero en medir la actividad cerebral a lo largo de la infancia y relacionarla con la exposición al lenguaje y la capacidad de hablar.

"El cerebro bilingüe es fascinante, pues refleja la capacidad de los seres humanos para el pensamiento flexible. Los bebés bilingües aprenden que los objetos y acontecimientos tienen dos nombres; y son capaces de cambiar de forma flexible de una etiqueta a la otra, ejercitando así su cerebro ampliamente", explica Patricia Kuhl, coautora del estudio.

Estudios previos de Kuhl muestran que entre los 8 y los 10 meses de edad, los bebés monolingües son cada vez más capaces de distinguir los sonidos del habla de su lengua materna, mientras que al mismo tiempo, disminuye su capacidad para distinguir sonidos de una lengua extranjera.

[Img #4570]
En el nuevo estudio, se ha comprobado que el cerebro de los bebés criados en hogares bilingües (inglés y español en este caso) muestra un mayor período de flexibilidad ante diferentes idiomas, sobre todo si los bebés escuchan hablar mucho en el hogar.

Lo descubierto por el equipo de Kuhl y Adrian Garcia-Sierra en el nuevo estudio sugiere que el cerebro bilingüe se mantiene flexible ante los idiomas durante un período de tiempo más largo debido posiblemente a que los niños bilingües están expuestos a una mayor variedad de sonidos del habla en su casa.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress