Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 5 octubre 2011
Climatología

Nueva técnica para investigar los cambios históricos en las emisiones de metano

Las causas de un parón de algunos lustros en la tendencia al aumento del ritmo de emisión de metano a la atmósfera han estado eludiendo una explicación científica consensuada.

Una nueva técnica para investigar los cambios históricos en las emisiones de metano podría ayudar a dar con una explicación definitiva para ese fenómeno.

El equipo de Murat Aydin, Kristal Verhulst, Eric Saltzman, Donald Blake, Qi Tang, y Michael Prather, todos de la Universidad de California en Irvine, Mark Battle del Bowdoin College, y Stephen Montzka de la NOAA, en Estados Unidos, ha investigado la historia de las emisiones de metano derivadas del uso de combustibles fósiles, basándose en mediciones de otro hidrocarburo, el etano, presente en burbujas de aire atrapadas a poca profundidad en las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida. Ese aire antiguo puede usarse para estudiar los cambios acaecidos en la atmósfera durante el siglo XX.

La nueva investigación se ha centrado en rastrear al etano y, a partir de sus datos, obtener información indirecta sobre el metano. Los científicos han constatado que las emisiones de etano disminuían al mismo tiempo que se enlentecía drásticamente el aumento de las emisiones de metano, lo que hace pensar en la existencia de una causa común para ambos fenómenos.

[Img #4582]
Por su presencia, el metano es el segundo gas de efecto invernadero más importante en la atmósfera, después del dióxido de carbono, representando cerca del 20 por ciento del calentamiento global desde la revolución industrial, según algunos cálculos. Aunque como gas de efecto invernadero, es del orden de veinte veces más potente que el CO2.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress