Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 30 marzo 2017
Zoología

Las aves acuáticas podrían dispersar el hongo que diezma a los anfibios

La quitridiomicosis, una enfermedad letal para los anfibios provocada por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis, está diezmando las poblaciones de anfibios en el mundo. Según un estudio del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) (España) y de la Universidad de Puerto Rico, las aves acuáticas podrían estar detrás de la dispersión de este hongo. Los científicos han demostrado en los Andes bolivianos el papel de estas aves acuáticas como vectores de la enfermedad.

 

Para esta investigación se centraron en Bolivia y buscaron la presencia del patógeno analizando tejidos de las patas de aves acuáticas andinas colectadas entre 1977 y 1997, periodo durante el cual comenzó la alta incidencia de la enfermedad en la región.

 

“Gracias a las colecciones de historia natural hemos podido escoger 48 ejemplares de aves. Tomamos muestras del tejido de las patas y, utilizando técnicas de amplificación y secuenciación de ADN, pudimos confirmar la presencia del hongo en casi la mitad de ellas”, explica el investigador del MNCN Ignacio De la Riva. “Que las aves puedan ser portadoras del hongo explicaría el patrón de propagación, errático y a saltos, de la enfermedad entre los anfibios andinos”, continúa Patricia Burrowes.  

 

En otro trabajo complementario el mismo equipo estudió los patrones geográficos y taxonómicos de la presencia del patógeno en los andes bolivianos. En este caso tomaron muestras de tejidos de ranas depositadas en nueve museos que cubrían el periodo entre 1863 y 2005, además de ejemplares capturados en la naturaleza entre 2009 y 2016. Así pudieron hallar el registro más antiguo que se conoce del patógeno en el mundo, en una rana gigante del lago Titicaca colectada en 1863 y traída al MNCN por la Comisión Científica del Pacífico, lo que pone de relieve una vez más la importancia de las colecciones científicas.

 

[Img #42756]

 

Ejemplar de rana gigante del lago Titicaca, Telmatobius culeus, especie en la que se detectó la enfermedad por primera vez. (Foto: Ignacio De la Riva)

 

Los investigadores sugieren que a lo largo de la historia puede haber habido dos cepas distintas del patógeno. “Por un lado está la presencia antigua que parece deberse a una cepa endémica, y por otro una infección más reciente que proviene de una cepa más virulenta que surgió en la década de los 90 y que es coincidente con el descenso drástico de las poblaciones de anfibios que venimos registrando en Bolivia”, concluyen. (Fuente: Museo Nacional de Ciencias Naturales)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress