Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 18 abril 2017
Entomología

Los inicios de la agricultura realizada por las hormigas

Millones de años antes de que los humanos descubriéramos la agricultura, enormes sistemas agrícolas ya estaban floreciendo bajo la superficie de la Tierra. De esas plantaciones subterráneas, que producían varios tipos de hongos, se ocupaban colonias de hormigas, cuyas descendientes continúan practicando hoy en día este tipo de agricultura.

 

Rastreando la historia evolutiva de estas hormigas que cultivan hongos, unos científicos del Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano en Estados Unidos han averiguado nuevos y reveladores detalles sobre una transición evolutiva clave que permitió a las hormigas alcanzar niveles mucho mayores de complejidad agrícola, rivalizando con la alcanzada por los humanos. Este grado de complejidad se caracteriza por la domesticación (adaptación a su cultivo agrícola, potenciando los rasgos preferidos) de especies que pasaron a estar permanentemente aisladas de sus hábitats naturales y a depender cada vez más de sus cultivadores para casi todo lo referente a su supervivencia y evolución.

 

Según el equipo del entomólogo Ted Schultz, el responsable de las hormigas en el citado museo, la transición sucedió probablemente hace unos 30 millones de años, cuando las hormigas agricultoras empezaron a vivir en climas secos, donde los hongos, muy dependientes de un alto nivel de humedad, no podían vivir por sí mismos. La intervención de las hormigas permitió que tales hongos sobreviviesen y así continuaran sirviendo de fuente de alimento para las hormigas.

 

Esta conclusión procede de un análisis genético que ha "cartografiado" las relaciones evolutivas de las hormigas agricultoras y las que no lo son, de hábitats húmedos y secos, a lo largo y ancho de los neotrópicos.

 

Se han encontrado unas 250 especies de hormigas que cultivan hongos en las selvas tropicales, desiertos y praderas de América y el Caribe, y estas especies se sitúan en dos diferentes grupos con arreglo al nivel de complejidad de sus sociedades agrícolas: agricultura compleja y agricultura simple.

 

[Img #43070]

 

Ted Schultz revisando en 2009 un montículo gigante de una colonia de hormigas que practica una forma compleja de agricultura en la zona estacionalmente seca de Cerrado (sabana), cerca de Brasilia en Brasil. Estas colonias, y la agricultura que llevan a cabo, son comparativamente más complejas y de mayor escala que las colonias de hormigas que ejercen la modalidad simple de la agricultura fúngica. (Foto: Jeffrey Sosa-Calvo, Smithsonian)

 

Todas las hormigas granjeras crean sus huertos fúngicos cuando una hija de reina deja el nido de su madre para fundar el suyo propio en otro lugar, llevándose con ella un trozo del hongo original de la colonia con el fin de empezar a cultivar en el nuevo huerto.

 

En las formas simples de agricultura de las hormigas, que tienen lugar básicamente en las selvas húmedas, los cultivos fúngicos escapan a veces de sus colonias y regresan al entorno silvestre. A veces, las hormigas especializadas en esta modalidad de agricultura fúngica vuelven a recoger hongos asilvestrados desde ese entorno y los traen de vuelta a sus colonias agrícolas para reemplazar a aquellos que no prosperan. Estos procesos permiten que los hongos silvestres se crucen con los cultivados y limiten el grado de influencia que las hormigas tienen sobre la evolución de sus cultivos.

 

Pero, tal como ocurre con ciertos cultivos de la agricultura humana que han sido tan modificados por los campesinos que ya no pueden vivir por sí solos de forma silvestre ni se reproducen sin la ayuda humana, algunas especies de hongos se han vuelto tan dependientes de su relación con las hormigas agricultoras que ya no se las encuentra viviendo independientemente de esos insectos. Estas hormigas llevan a cabo lo que se define como agricultura compleja. Producen cultivos altamente “domesticados”, lo que las permite vivir en enormes comunidades y trabajar juntas a través de una división de labores para fertilizar sus cultivos fúngicos, retirar los desechos, mantener lejos los patógenos peligrosos para los cultivos y conservar las condiciones de crecimiento ideales.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress