Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 27 abril 2017
Antropología

Morir joven en la época medieval, análisis forense de un caso

Los restos mortales de un sacerdote inglés que murió prematuramente en abril de 1317, cumpliéndose ahora por tanto 700 años justos de su deceso, han sido descubiertos en una elaborada tumba, desenterrados y analizados.

 

El equipo de Emma Hook y Hugh Willmott, de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido, desenterró los restos mortales en la abadía de Thornton en Lincolnshire, que fue fundada como monasterio en 1139 y que acabó siendo uno de los establecimientos religiosos más ricos de Inglaterra.

 

La lápida del sacerdote fue descubierta cerca del altar de una antigua capilla de hospital. Sus descubridores repararon enseguida en un detalle inusual para esa época: mostraba una inscripción del nombre del fallecido, Richard de W’Peton, abreviatura de “Wispeton”, y su fecha de defunción, 17 de abril de 1317.

 

El descubrimiento de la tumba de Richard fue realizado por Emma Hook, quien encontró sus restos óseos rodeados por los fragmentos descompuestos de un ataúd de madera.

 

Después de llevar el esqueleto de Richard al laboratorio, y a pesar de su pobre conservación, el equipo de Hook pudo establecer que este tenía solo entre 35 y 45 años de edad en el momento de su muerte. Fue, por tanto, uno de los muchos casos de muerte prematura en la Edad Media. Guerras, plagas, o simplemente hambrunas, eran algunas de las calamidades que diezmaban a la población en aquellos tiempos.

 

También se determinó que la estatura de Richard era 1,60 metros.

 

[Img #43319]

 

Reconstrucción digital de la calavera de Richard de Wispeton. (Imagen: University of Sheffield)

 

Aunque acabó sus días en el sacerdocio, hay indicios de que pudo tener orígenes humildes, habiendo desempeñado trabajos más terrenales; sus huesos muestran las marcas de la unión de músculos robustos, indicando que en alguna época de su vida una labor física intensa formó parte habitual de su día a día.

 

Su niñez tampoco fue fácil; sus dientes muestran huellas delatadoras de que sus primeros años estuvieron marcados por un periodo de mala nutrición o enfermedad.

 

Para seguir investigando la salud de Richard, los investigadores del Departamento de Arqueología obtuvieron mediante escaneo un modelo 3D de su cráneo. Esta copia digital permite ver rasgos detallados de la calavera con mucha más facilidad que a ojo desnudo.

 

Ello puso de manifiesto un episodio potencialmente violento en el pasado del sacerdote: una ligera depresión en la parte trasera de su cráneo muestra evidencias de una contusión exitosamente curada que sufrió muchos años antes de su fallecimiento.

 

No está clara la causa de su muerte. Sin embargo, en aquel año y lugar se vivía una calamidad que ahora ya casi se ha olvidado, pero que causó mucho sufrimiento y muertes en buena parte de Europa: la Gran Hambruna de 1315-1317.

 

Desencadenada por una lluvia implacablemente intensa durante toda la primavera y el verano, que causó amplios daños en las cosechas y disminuyó grandemente la disponibilidad de grano para humanos y de heno o paja para los animales, acarreó un período de inanición en masa.

 

Aunque no en la misma escala que la Muerte Negra, la temible epidemia de peste bubónica que devastó Europa desde 1346 a 1353 y que dejó también su marca en el monasterio de Thornton, esa época de hambre golpeó de igual manera a ricos y pobres, matando a millones a lo largo y ancho del continente.

 

Durante la primavera de 1317, cuando murió Richard, la crisis estaba en su punto álgido y sus consecuencias habrían afectado sin duda a los hospitales medievales, como el del monasterio de Thornton, y a los sacerdotes que servían ahí.

 

Estas instituciones tradicionalmente cuidaban de los pobres y hambrientos, así como de los enfermos, de modo que durante la Gran Hambruna lugares como Thornton debieron encontrarse en primera línea de la avalancha de damnificados que acudían buscando ayuda. Richard probablemente atendió a los hambrientos, trabajando con unos recursos desesperadamente limitados, hasta el punto de que también él sucumbió al desastre natural que se estaba desarrollando a su alrededor.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress