Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 27 abril 2017
Astronáutica

La ESA refuerza su colaboración con Argentina para el espacio profundo

Gracias a una serie de mejoras tecnológicas, la antena de la ESA en Argentina estará lista para recibir el creciente caudal de datos científicos que transmitirán las futuras misiones mientras exploran las profundidades de nuestro Sistema Solar.

 

Desde 2012, la estación de seguimiento del espacio profundo de la ESA en Malargüe, a unos 1.200 km al oeste de Buenos Aires, Argentina, ha proporcionado enlaces clave para algunas de las misiones más importantes de Europa, como ExoMars, Mars Express, Gaia y Rosetta.

 

No obstante, las capacidades de recogida de datos de las próximas misiones de exploración son cada vez mayores, decuplicándose cada diez años la cantidad de datos científicos que deberán transmitirse desde Mercurio, la superficie de Marte o las enigmáticas lunas que rodean Júpiter.

 

Para responder a esta necesidad, la ESA está invirtiendo en una serie de mejoras significativas para su estación de Malargüe, subrayando así la larga y fructífera colaboración de la Agencia con Argentina y el fuerte compromiso de este país en la ciencia espacial.

 

Estas mejoras se irán aplicando a lo largo de dos años e incluirán un nuevo sistema principal de procesamiento de señales y la incorporación de un enlace descendente de 26 GHz que permitirá la recepción de datos de alta velocidad desde el espacio.

 

“Esto significa que nuestra estación de Malargüe será capaz de descargar datos de la futura misión Euclid de la ESA, por ejemplo, a 150 Mbit/s, 15 veces más rápido que en la actualidad”, explica Michel Dugast, ingeniero de estaciones de la ESA y responsable de la mejora.

 

[Img #43329]

 

Estación de seguimiento de la ESA en Malargüe. (Foto: ESA/D. Pazos - CC BY-SA IGO 3.0)

 

“También dará soporte a misiones clave de la ESA como ExoMars 2020, BepiColombo y Juice, así como a misiones conjuntas con Rusia, Estados Unidos y Japón, entre otros”.

 

Los 18 meses de trabajos, que tendrán un coste de unos cuatro millones de euros, comenzarán en mayo.

 

Además de sus tareas rutinarias de comunicación, este año la ESA va a utilizar la antena de Malargüe para capturar señales de Cassini, la nave internacional operada por la NASA en Saturno, a más de 1.400 millones de kilómetros de distancia. Se trata de uno de los enlaces de radio más lejanos alcanzados hasta ahora por una estación europea.

 

La estación de Malargüe también va a desempeñar un papel fundamental en la fase de aerofrenado sobre Marte que el Satélite para el estudio de Gases Traza de ExoMars llevará a cabo este año. En el aerofrenado se aprovecha la tenue atmósfera superior del Planeta Rojo para decelerar la nave, permitiéndole alcanzar su órbita científica final consumiendo muy poco combustible.

 

La inversión fue anunciada hoy durante una visita a la estación de Malargüe de Agustín Campero, Secretario de Articulación Científico Tecnológica de Argentina, en la que fue informado por responsables senior de la ESA, incluyendo al director de operaciones, Rolf Densing.


In 2016, NASA's Cassini mission will begin its final 'Grand Finale' and ESA’s superbly sensitive deep-space tracking stations will be called in to help gather crucial radio science data

 

“Argentina no solo alberga nuestra estación de seguimiento, constituye un socio importante y valorado en el desarrollo espacial de Europa y de Sudamérica”, afirmó Densing.

 

“Me complace especialmente ver esta nueva inversión, que reafirma el papel del país como socio fundamental en las futuras misiones de exploración de la ESA, coincidiendo con el vigésimo aniversario desde el inicio del acuerdo de cooperación formal entre la ESA y Argentina”.

 

En 1997, la ESA y Argentina firmaron un acuerdo según el cual el país podría emplear los datos de las misiones de observación de la Tierra ERS-1 y ERS-2 de la Agencia. Así se garantizaba el acceso a un amplio catálogo de información sobre la tierra, el agua, el hielo y la atmósfera de nuestro planeta hasta 2011.

 

ESA team joined by Agustín Campero, Argentina’s Secretary of Scientific and Technological Articulation, as well as invited guests during the announcement of an 18-month, €4-million upgrade to ESA's Malargüe ground station in Argentina.

 

En 2002 se firmó un nuevo acuerdo de cooperación de alcance más general, vigente hasta 2023.

 

En virtud de dicho acuerdo, la ESA y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) de Argentina han organizado cursos y becas para estudiantes del país, así como talleres en Sudamérica para estudiar las aplicaciones de los datos de observación de la Tierra, especialmente en los ámbitos de la hidrología, la vigilancia de desastres naturales y aplicaciones de radar.

 

En 2012, tras examinar varias docenas de emplazamientos, la ESA eligió Malargüe para construir su tercera estación de espacio profundo, que se unió a las de Australia y España para ofrecer la cobertura global que contribuye a garantizar la independencia de Europa en su capacidad de explorar el espacio.

 

Como parte del acuerdo de implantación con Argentina, el 10% del tiempo la estación está disponible para que científicos e ingenieros argentinos lleven a cabo sus investigaciones sobre el espectro radioeléctrico. Se trata de una oportunidad única para los equipos de investigadores de la región.

 

Para poder comunicarse a través de miles de millones de kilómetros, la estación de Malargüe debe cumplir una serie de exigentes requisitos técnicos, geográficos y medioambientales, como un terreno estable, un clima árido y la ausencia de radiointerferencias —como las provocadas por las redes de telefonía móvil—, así como acceso a enlaces logísticos, de datos y de energía eléctrica.

 

La estación encontró su ubicación ideal en el Parque Científico Provincial de Observación del Espacio Malargüe, una región de alto nivel natural, geológico y científico, y prácticamente virgen. El parque se incluye en una zona —la Payunia— que está pendiente de designación como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. (Fuente: ESA)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress