Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 4 mayo 2017
Neurología

Prosigue el debate sobre si funcionan las técnicas de estimulación cerebral para mejorar la memoria

Varias empresas comerciales han afirmado que podemos conseguir beneficios cognitivos mediante juegos de adiestramiento cerebral destinados a mejorar la memoria de trabajo. Esta última es la memoria a corto plazo que usamos, por ejemplo, al recordar un número telefónico, que nos acaban de decir, para poder teclearlo sin tener que apuntarlo primero. En esencia, esta memoria determina la cantidad de información que podemos retener y manipular en nuestra mente a un tiempo. Sin embargo, una cantidad creciente de investigaciones indican que dichos juegos no proporcionan los beneficios que se anuncian.

 

Por otro lado, diversas investigaciones han mostrado que aprender otro lenguaje puede ayudar a los niños en edad escolar a desempeñarse mejor en matemáticas, y que dicho dominio de un idioma extra puede retrasar la aparición de demencias propias de la vejez. Asimismo, según las conclusiones de algunos estudios, ir a bailar con regularidad es la mejor protección contra esas demencias, en comparación con otras 16 actividades recreativas comunes, como hacer crucigramas o pasear en bicicleta. Jugar a juegos de mesa y tocar un instrumento musical son las siguientes mejores actividades para mantener una mente aguda. Según el científico cognitivo Mike Trumbo, de los Laboratorios Nacionales de Sandia en Estados Unidos, bailar es probablemente tan efectivo porque combina esfuerzo cognitivo (para ejecutar los movimientos con precisión), ejercicio físico e interacción social.

 

Una nueva investigación realizada por el equipo de Trumbo y Laura Matzen, de la misma institución, muestra que el adiestramiento de la memoria de trabajo para realizar una determinada tarea intelectual especializada, combinado con una clase de estimulación cerebral no invasiva, puede llevar a una mejora cognitiva en algunos aspectos y bajo ciertas condiciones. Mejorar la memoria de trabajo o las estrategias cognitivas podría ser muy valioso para acelerar el aprendizaje.

 

¿Por qué la estimulación cerebral podría funcionar cuando la mente no se ha entrenado lo suficiente para una determinada tarea que exige memoria de trabajo? La razón es que dicha estimulación influye directamente en la plasticidad del cerebro, y más concretamente en la de las regiones que son relevantes para lograr un buen rendimiento en tareas que necesitan memoria de trabajo. Además, si mejoramos la conectividad en una región del cerebro relacionada con la memoria de trabajo, no solo esta se beneficiará; también lo harán las funciones que dependan de la misma región cerebral, tal como argumenta Trumbo.

 

[Img #43453]

 

Mike Trumbo ajusta la colocación de una unidad tDCS sobre la cabeza de Laura Matzen. (Foto: Randy Montoya)

 

Matzen advierte que las investigaciones sobre el uso de estimulación transcraneal mediante corriente continua (tDCS, por sus siglas en inglés) para mejorar el rendimiento cognitivo exploran un campo relativamente nuevo, y que bastantes de ellas han producido resultados dispares. Se necesita investigar mucho más para averiguar cuál es la manera más adecuada de usar esta tecnología.

 

Disponiendo, como sujetos de estudio, de más de 70 voluntarios divididos en seis grupos, los investigadores utilizaron diferentes combinaciones de adiestramiento de la memoria de trabajo mediante tDCS. Después evaluaron el rendimiento de los voluntarios en las pruebas de la memoria de trabajo y en una relacionada con la capacidad de resolver problemas.

 

Empleando electrodos situados sobre el cuero cabelludo, y energizada por una pila de 9 voltios, una unidad tDCS suministra una corriente continua débil a través del cráneo y hasta el tejido cerebral situado debajo. Según Trumbo, la mayor parte de la gente siente una especie de cosquilleo, picor o calor bajo el electrodo durante los primeros minutos.

 

Los investigadores piensan que la tDCS aumenta un poco la probabilidad de que las neuronas disparen sus señales, lo cual puede ayudar a acelerar la formación de conexiones neuronales y por tanto el aprendizaje.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress