Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 4 mayo 2017
Geología

Resuelven el misterio centenario de las Cataratas de Sangre

Unos científicos han resuelto el misterio que envuelve a un llamativo flujo de agua rojiza en la Antártida descubierto por Griffith Taylor en 1911. La investigación se ha centrado en el tramo, de unos 100 metros, que va desde debajo del glaciar Taylor hasta la cascada.

 

Las Cataratas de Sangre son famosas por sus esporádicas liberaciones de agua salada rica en hierro. El agua salina se vuelve roja cuando el hierro entra en contacto con el aire.

 

El equipo de Erin Pettit, de la Universidad de Alaska en Fairbanks, y Jessica Badgeley, del Colorado College, ambas universidades en Estados Unidos, ha encontrado nuevas evidencias de que las Cataratas de Sangre están relacionadas con una gran fuente de agua salada que podría haber estado atrapada bajo el glaciar Taylor durante más de un millón de años.

 

Los investigadores utilizaron un tipo especial de radar para detectar el agua salina que alimenta las Cataratas de Sangre. Las sales en dicha agua hicieron posible este descubrimiento gracias a la amplificación del contraste con respecto al agua dulce helada del glaciar.

 

[Img #43454]

 

La llamativa zona de las Cataratas de Sangre. (Foto: Erin Pettit)

 

El equipo efectuó otro descubrimiento notable: que el agua líquida puede persistir durante mucho tiempo en el interior de un glaciar extremadamente frío. Los científicos pensaban con anterioridad que esto era casi imposible, pero, tal como argumenta Pettit, el proceso de congelación puede explicar cómo el agua es capaz de fluir en un glaciar frío. El agua libera calor a medida que se congela, aunque esto suene contradictorio, y este calor calienta al hielo más frío del entorno. El calor, así como la temperatura de congelación del agua salada, más baja que la del agua dulce, hacen posible el movimiento líquido. El glaciar Taylor parece ser en la actualidad el más frío conocido que posee un flujo persistente de agua.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress