Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 30 mayo 2017
Zoología

Un trabajo analiza las barreras al flujo de genes entre especies marinas en el Mediterráneo

Los frentes, discontinuidades oceanográficas delimitadas por las corrientes marinas, afectan a la separación genética de organismos entre las diferentes zonas del Mediterráneo, aunque no de forma homogénea. Desde un punto de vista de la conservación, los frentes deberían ser considerados como fronteras que establecen unidades de gestión independientes, como si fueran provincias.

 

Para proteger el Mediterráneo deberían establecerse áreas protegidas dentro de todas esas unidades de gestión, formando una red de zonas conectadas. De esta forma, todas las poblaciones tendrían garantizada la conectividad para garantizar su supervivencia. De lo contrario, el destino de las poblaciones aisladas es su desaparición a medio plazo, por aumento de la consanguinidad.

 

Es una de las conclusiones de un trabajo de científicos del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio) y del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB) del CSIC (España). Los expertos han analizado la diferenciación genética entre las poblaciones de peces, crustáceos y moluscos de todo Mediterráneo.

 

El estudio, publicado en PLoS One, ha revisado trabajos poblacionales de los últimos años de todo el Mediterráneo. Se ha centrado en unas 70 especies que permiten analizar adecuadamente diferentes frentes marinos. Son peces en su mayoría (el 41 % de los grupos taxonómicos estudiados), pero también moluscos (13%) y crustáceos (21%). Se han estudiado especialmente las poblaciones cercanas o delimitadas por siete de los frentes del Mediterráneo: el Estrecho de Gibraltar, el Frente Almeria-Oran, el Canal de Ibiza, el Frente Baleárico, el Canal de Sicilia, el Canal Otranto del Adriático, y el margen sur del Mar Egeo.

 

Los frentes son discontinuidades oceanográficas que se forman cuando se encuentran corrientes o masas de agua de diferente densidad lo que dificulta la mezcla entre ellas. Por eso actúan como barreras para las poblaciones de organismos y, en principio, son fronteras que los animales no pueden atravesar. Pero esto no siempre es así ni afecta de la misma forma a todos los animales.

 

“El periodo larvario es cuando más se dispersa una población, ya que es en ese momento que tienen más posibilidad de atravesar los frentes”, explican Marta Pascual de la Facultad de Biología de la UB y del IRBio, y Enrique Macpherson, del Centro de Estudios Avanzados de Blanes del CSIC y autores del trabajo. Esa posibilidad aumenta cuanto más prolongado es el periodo larvario.

 

En el trabajo, los científicos han constatado que las especies con mayor capacidad de desplazamiento y periodos larvarios más prolongados, tienen menos diferencias genéticas entre diferentes zonas. Eso es, explican, porque tienen más posibilidades de ser transportadas por las corrientes marinas, lo que hace que se dispersen más fácilmente. De esta forma, poblaciones de una zona se nutren de ejemplares de otras zonas, lo que se refleja en menos diferencias genéticas entre poblaciones cercanas. Pero la frecuencia de diferencias genéticas aumenta cuando se trata de poblaciones separadas por un frente.

 

Por su parte, las especies con menor movilidad y periodos larvarios más breves suelen tener una gran diferencia genética entre poblaciones, ya que tienen menos posibilidad de ser transportadas por las corrientes. En cambio las diferencias genéticas son prácticamente igual tanto si las poblaciones están separadas por un frente o no.

 

Así, las poblaciones de esponjas o corales separadas por pocos kilómetros están muy aisladas entre sí, al margen de los frentes, pues sus larvas viven pocas horas o días en el plancton. En cambio, los peces y crustáceos, con una vida larvaria de varias semanas, y una menor diferenciación genética entre poblaciones, sí se ven afectadas por la presencia de estos frentes oceanográficos.

 

Este es el primer trabajo que analiza la distribución genética de especies en todas las discontinuidades oceanográficas del Mediterráneo y tiene como objetivos determinar el impacto de los frentes y de las características biológicas de las especies para establecer una red de reservas eficiente que permita conservar la biodiversidad marina. (Fuente: CSIC)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress