Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 7 junio 2017
Física

Un nuevo modelo ayuda a entender la dinámica del plasma de cuarks y gluones

El plasma de cuarks y gluones es uno de los objetos de estudio más investigados por los físicos en los últimos tiempos. Gracias a los dos mayores colisionadores de partículas existentes en la actualidad -el Large Hadron Collider (LHC), con sede en Europa, y el Relativistic Heavy Ion Collider (RHIC), en Estados Unidos-, este estado de la materia, que habría predominado en el universo durante una fracción de segundo después del Big Bang, se ha vuelto reproducible en laboratorio.

 

De acuerdo con el modelo cosmológico estándar, la duración del plasma de cuarks y gluones en el universo primordial no excedió la millonésima de segundo, pues alrededor de 10-6 s después del Big Bang el universo ya se habría enfriado a punto tal que los cuarks y los gluones ya no podían desplazarse libremente y quedaban encapsulados en los hadrones (protones, neutrones, mesones, etc.). En las colisiones nucleares de alta energía del LHC y del RHIC, debido a los elevados gradientes de presión, el plasma de cuarks y gluones dura menos tiempo aún, aproximadamente 10-23s. Pero a pesar de ser tan efímero y de ocupar un volumen exiguo, apenas mayor que el del protón (el diámetro del protón es de una dimensión de 10-15 metro), el plasma de cuarks y gluones exhibe una intensa y compleja actividad interior.

 

Dicha actividad ha venido siendo paulatinamente develada en los experimentos del LHC y del RHIC. Y nuevos aportes teóricos han sido elaborados para explicar o prever resultados experimentales. Éste es el caso, entre otros tantos, del estudio intitulado "Hydrodynamic Predictions for Mixed Harmonic Correlations in 200 GeV Au+Au Collisions", publicado en Physical Review C y destacado por sus editores.

 

El estudio estuvo a cargo de Fernando Gardim, del Instituto de Ciencia y Tecnología de la Universidad Federal de Alfenas (Minas Gerais, Brasil), Frédérique Grassi y Matthew Luzum, del Instituto de Física de la Universidad de São Paulo (USP), y Jacquelyn Noronha-Hostler, del Department of Physics de la University of Houston.

 

[Img #44271]

 

(Foto: Archivo del investigador)

 

"Debido a que dura muy poco tiempo, el plasma de cuarks y gluones no puede observarse directamente. Lo que en los experimentos se logra detectar son los hadrones que se forman cuando los cuarks y los gluones vuelven a aglutinarse. Esos hadrones se propagan en diversas direcciones y su distribución angular alrededor del eje de la colisión suministra información sumamente relevante referente a la estructura y la dinámica del plasma. Como consecuencia de ello, también informa sobre la naturaleza de las interacciones fundamentales de la materia. Nuestro trabajo, de carácter teórico, consistió en prever patrones específicos de la distribución angular de los hadrones", declaró Frédérique Grassi.

 

Para ello, los investigadores utilizaron un modelo hidrodinámico denominado NeXSPheRIO, que reprodujo de manera precisa una amplia gama de datos antes obtenidos experimentalmente en el RHIC. Las simulaciones computacionales realizadas a partir de allí permitieran efectuar previsiones que podrán ponerse a prueba en nuevos experimentos, lo cual permitirá validar o corregir el modelo.

 

"La distribución angular observada en los experimentos se descompone en términos, precisamente en una secuencia conocida en el lenguaje matemático como serie de Fourier. Cada término de esta serie corresponde a una característica específica de la distribución. Y la serie entera permite saber cuántas partículas se desplazan de acuerdo con cada patrón. La expresión mixed harmonic correlations [correlaciones armónicas mixtas], que aparece en el título del trabajo, es la forma técnica de nombrar a esa relación entre distintos coeficientes de Fourier", explicó Grassi.

 

"Si el plasma de cuarks y gluones fuese rigurosamente homogéneo y tuviese la naturaleza de un gas [es decir, si sus partículas interactuasen muy poco unas con otras], el flujo de hadrones resultantes sería isotrópico [es decir, igual en todas las direcciones]. Pero no es eso lo que ocurre. Los flujos reales, detectados experimentalmente, son anisotrópicos, y la distribución angular exhibe coeficientes de Fourier no nulos, lo cual informa sobre la ausencia de homogeneidades en el plasma y sobre la fuerte interacción entre sus partículas constituyentes", prosiguió la investigadora.

 

De acuerdo con sus características geométricas, se clasifica a los coeficientes de la distribución como elíptico, triangular, cuadrangular, pentagonal, etc. Entre todos ellos, predomina el flujo elíptico, porque el chorro de hadrones es mucho mayor en una de las direcciones ortogonales al eje de la colisión. Dicha distribución, que es el resultado de la fuerte interacción existente entre los cuarks y los gluones, indica que el plasma posee la naturaleza de un líquido y no de un gas. Pero no se trata de un líquido cualquiera, pues el hecho de que el flujo elíptico no se vea atenuado muestra que la viscosidad de ese líquido es sumamente baja. En efecto, el plasma de cuarks y gluones es el líquido menos viscoso, el más perfecto que se haya descubierto.

 

"Esa naturaleza de líquido cuasi perfecto del plasma de cuarks y gluones ya se había demostrado en trabajos anteriores. Lo que nuestro estudio aportó fue una mejor comprensión acerca de la no homogeneidad de la distribución de la energía en el interior del plasma", subrayó Grassi. En el cortísimo lapso de tiempo de su duración y en el diminuto espacio de su extensión, el plasma de cuarks y gluones muestra una intensa dinámica. Fluctuaciones hacen que la densidad de energía varíe de una región a otra. El estudio en pauta apunta hacia una mejor comprensión del nexo existente entre esa dinámica y las fluctuaciones.

 

"Como el NeXSPheRIO mostró hasta ahora una gran concordancia con todas las observaciones realizadas en el RHIC, creemos que sus previsiones podrán utilizarse como términos de comparación para realizar nuevas mediciones que se efectúen en el colisionador estadounidense. Cualquier desvío con relación a estas previsiones aportará información valiosa y para nada trivial, ya sea sobre la fase inicial de la colisión que da origen al plasma como sobre las propiedades intrínsecas de ese medio", finalizó la investigadora. (Fuente: Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress