Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 20 junio 2017
Geología

Los ciclos de agua a gran escala tienen un moderado impacto en los terremotos en California

En California, los cambios estacionales en los ciclos de agua a gran escala influyen modestamente en la actividad sísmica a pequeña escala, según un nuevo estudio. Los resultados revelan que la nieve, la lluvia, las aguas de deshielo y las escorrentías (así como los cambios en las aguas relacionados con la agricultura) alteran la presión sobre fallas locales, con consecuencias sísmicas en algunos casos.

 

Los cambios de tensión en las líneas de falla o en sus proximidades pueden generar actividad sísmica. Estos cambios pueden ser causados por miles de fenómenos, incluyendo las variaciones en la presión de los poros fluidos. En esta ocasión, Christopher Johnson y sus colegas perseguían una mayor exploración del papel de la alternancia de ciclos húmedos y secos en la alteración del estrés sobre el suelo y, en última instancia, en la generación de temblores.

 

Comparando los cambios estacionales del estrés en el suelo calculados a partir de datos GPS de 2006 a 2014 con las tasas de terremotos de California en dichos años, descubrieron que los leves cambios en el estrés sobre el suelo asociado con la acumulación de agua y nieve, el derretimiento del agua, las escorrentías o el riego agrícola tenían influencia sobre la probabilidad de que se produjeran terremotos. En el sistema de fallas de San Andrés, por ejemplo, las condiciones para que se produjeran terremotos fueron más favorables durante los secos meses de verano, afirman los autores. A lo largo de las fallas de la zona de cizalla del este de California hasta el este de Sierra Nevada, sin embargo, los terremotos eran más probables durante los húmedos meses de invierno. (Fuente: AAAS)

 

[Img #44546]

 

(Foto: Christopher Johnson, Berkeley Seismological Laboratory)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress