Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 22 junio 2017
Psicología

Tendemos a ver más felicidad en los rostros conocidos que en los desconocidos

Juzgar las emociones de una persona por la expresión de su rostro puede ser a veces difícil, y muy influenciable por factores ajenos a esa persona, por ejemplo, si la conocemos o no. Esto último se ha revelado en una investigación reciente.

 

Según los resultados de los experimentos llevados a cabo por el equipo de Evan Carr, de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, las caras conocidas nos parecen más contentas que las desconocidas. Incluso cuando las caras están objetivamente expresando la misma emoción y en el mismo grado, juzgamos a las familiares como más alegres.

 

Carr argumenta que damos por hecho que estamos viendo a toda la gente con la misma perspectiva a la hora de juzgar emociones por sus rostros, pero en realidad nuestra experiencia anterior modifica nuestra percepción de lo que vemos.

 

La comunidad científica ha estado estudiando durante décadas los efectos del conocimiento previo sobre la percepción visual, y se ha demostrado en múltiples ocasiones y en múltiples formas que tendemos a preferir a las personas y las cosas que nos son familiares.

 

[Img #44601]

 

Los participantes del estudio estaban familiarizados subrepticiamente con ciertas caras, que aparecían como imágenes de fondo en una supuesta tarea de memoria que debían realizar los sujetos de estudio. Después, cuando se les pidió que eligieran dos caras que mostraran el mismo nivel objetivo de emoción, digamos un 25 por ciento contentas, los participantes consideraron más contenta la cara conocida que la desconocida. (Foto: Evan Carr)

 

El nuevo estudio sugiere que además vemos de manera diferente lo expresado por las caras de gente conocida que lo que expresan las de gente desconocida.

 

La percepción de emociones no es solo el análisis de la combinación de rasgos y expresiones faciales; también incorpora dinámicamente señales que son específicas del individuo observado. Incluso juzgar “lo contento que parece alguien” es inherentemente subjetivo, al menos hasta cierto punto, dependiendo de nuestra experiencia anterior con la persona así como del tipo de expresión que estemos juzgando, tal como señala Carr.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress