Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 27 junio 2017
Salud

La importancia de las gafas de sol en los niños

La educación en hábitos de vida saludables comienza desde la infancia. Los padres y los educadores juegan un papel clave en la adquisición de hábitos adecuados por parte de los menores, a quienes trasfieren no sólo sus conocimientos y actitudes, sino también sus pautas de conducta. La profesora de Óptica y Optometría de la Universidad CEU San Pablo (España), Sara Bueno, explica que “el uso de gafas de sol es incluso más importante para los niños que para los adultos, ya que su cristalino es más joven y transparente y tiene menor capacidad de filtrar la luz”.

 

La molestia que unas personas u otras puedan sufrir como consecuencia del sol no depende del color claro u oscuro de sus ojos. “Aunque las creencias populares parecen sugerir que el ojo claro sufre mayor molestia por la luz que el oscuro, esto no cierto. Los iris son claros u oscuros según la cantidad de pigmento marrón (melanina) que tienen depositado en su superficie anterior”, aclara la profesora Bueno. Asimismo, indica que el hecho de que pase más o menos luz al interior del ojo depende del buen funcionamiento de la pupila, la cual regula la entrada abriéndose o cerrándose.

 

En la época estival, en la que hay más horas de luz y hacemos más vida al aire libre, es especialmente importante usar siempre protección en nuestros ojos. La profesora del CEU recuerda que “incluso cuando está nublado, estamos expuestos a la luz ultravioleta además de la luz visible, ya que ésta no es totalmente filtrada por las nubes”.  

 

Pero no todas las gafas de sol son adecuadas. El uso de lentes coloreadas y con filtros específicos de calidad ayudan a prevenir y retrasar el desarrollo de enfermedades oculares, ya que bloquean totalmente la radiación UV y reducen en parte la luz visible incidente sobre el ojo.  

 

La gafa de sol no está catalogada como producto sanitario, sino como Equipo de Protección Individual (EPI), lo que permite que las encontremos en gran variedad de establecimientos. Sin embargo, no siempre proporcionan todas las garantías necesarias de protección para los ojos. Por este motivo, la profesora Bueno califica de peligroso “llevar una gafa de sol que no cumpla con los requisitos deseados en cuanto a filtros solares”, y subraya: “Puede dar lugar a que pensemos que estamos protegidos, cuando en realidad, un filtro no adecuado hace que estemos en una situación de mayor riesgo que si no llevamos nada”.

 

Las indicaciones generales a la hora de elegir el color de un filtro suelen ser las siguientes: el verde para hipermétropes, altera poco los colores; el marrón aumenta el contraste y está más recomendado para miopes; el gris es el que mejor respeta los colores naturales porque es el que filtra todas las longitudes de onda de forma más uniforme. Otros como amarillos y naranjas son especiales para condiciones de baja luminosidad y los que más contraste proporcionan, pero por la misma razón se desaconsejan para uso solar.

 

Además del color, las lentes cuentan con otro tipo de filtros que no se observan, ya que no aportan cambios externos apreciables a simple vista. Es el caso de los filtros para el ultravioleta: no aportan nada diferente al aspecto externo de la lente y son una elección básica en cualquier gafa, sea o no para protección solar. Otros filtros son los espejados, para las situaciones de más luz o deslumbramiento; o los antirreflejantes, cuya función primordial es eliminar brillos y reflejos en las caras externa e interna de las lentes, para que la visión se realice con las mejores condiciones de contraste. También existen lentes fotocromáticas, que se oscurecen en presencia de la radiación ultravioleta; o lentes con filtros polarizados, que eliminan los molestos reflejos sobre ciertas superficies, como el agua o la carretera.

 

En resumen, Sara Bueno asegura que “no hay unas gafas de sol que sean mejores, sino que elegiremos el filtro mejor o más adecuado según el uso que vayamos a darles y dónde vayamos a utilizarlas”. Y recomienda acudir al óptico-optometrista, ya que “podrá recomendarnos unas lentes u otra según las necesidades de cada persona”. (Fuente: Universidad CEU San Pablo)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress