Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 25 julio 2017
Biología

El agua desalada, cada vez más segura y de mayor calidad

La costa mediterránea, las islas Baleares y las Canarias tienen una elevada población y poca agua natural para consumo. Además, grandes extensiones destinadas a la huerta y al ocio necesitan también ser permanentemente regadas. Pero ya no representa un gran problema como sucedía hasta hace pocos años. Las 900 plantas desaladoras que hay en España producen 1,45 millones de metros cúbicos al día, cantidad que se une a las generadas por la reutilización de aguas residuales o los trasvases.

 

El proceso más habitual para la obtención de agua potable del mar se denomina “ósmosis inversa” y consiste en filtrar el agua de mar a través de una membrana semipermeable que retiene sales e impurezas aplicando presión elevada. Así se obtiene entre un 35 y un 50% de agua potable, pero quedan importantes problemas asociados a esta técnica, fundamentalmente, los relacionados con la detección, el control y la eliminación de los microorganismos  presentes en el agua.

 

Para analizar estos problemas, la empresa Promega Biotech Ibérica ha reunido a ingenieros de referencia en el sector; como Joan Llorens, catedrático de Ingeniería Química de la Universidad de Barcelona, o Xavier Simón, Investigador Principal de la Unidad de Separación y Purificación del Centro Tecnológico LEITAT.

 

El doctor Llorens comenta que la ósmosis inversa, siendo la técnica más habitual en la desalinización, experimenta el llamado “biofouling” –contaminación microbiana de las membranas que filtran el agua marina- , “un problema  real -afirma- sobre todo en épocas en que el agua del mar está a más temperatura y el contenido de micronutrientes es elevado”.  El biofouling disminuye drásticamente tanto la eficiencia del proceso como su rendimiento energético, lo que supone un aumento considerable del coste.

 

Aunque existen diversas técnicas para la detección y el control de microorganismos en las membranas, el catedrático destaca la técnica de bioluminiscencia de adenosín trifosfato (ATP). “El nivel de ATP -señala- está relacionado con la intensidad de la actividad microbiana y, por tanto, es un buen indicador de la presencia de microorganismos activos en las membranas. Su sencillez de funcionamiento y la rapidez en aportar datos mejora las prestaciones de otros métodos de control como los cultivos o la citometría de flujo y microscopia de fluorescencia.

 

El Doctor Xavier Simón, además de coincidir con los planteamientos del doctor Llorens, asegura que “el coste del agua de mar desalinizada se ha reducido mucho en los últimos años situándose alrededor de los 2,5 – 3 kWh/m3 en el caso de la osmosis inversa. Para que las desalinizadoras puedan ser un recurso complementario y ser aun más competitivo frente a otros procesos de obtención de agua potable el consumo energético y en general los costes de operación y mantenimiento son claves”.

 

Se trata de agua de calidad y segura. “El agua desalada mediante osmosis inversa –afirma Simón- es segura ya que debe cumplir unos exigentes parámetros fisicoquímicos y microbiológicos que están debidamente regulados”. En condiciones normales de funcionamiento de las desalinizadoras y con los controles habituales, el agua desalada tiene también una magnífica calidad. “Sin embargo –afirma el ingeniero-, a veces es inevitable que se den episodios comúnmente llamados algal blooms  de difícil previsión (favorecidos por climas cálidos) que impactan directamente sobre el funcionamiento de las desalinizadoras e incluso pueden hipotecar la calidad del agua”.

 

Las soluciones Promega analizan la actividad biológica de los microorganismos presentes en superficies, aguas residuales o aguas destinadas a consumo humano. Xavier Simón valora muy positivamente la técnica bioluminiscente en este campo: “en pocos minutos -asegura- permite realizar un análisis ágil y fiable de la actividad biológica y expresar el resultado en unidades de ATP por unidad de volumen o unidad de superficie”.

 

El kit de análisis Water-Glo ™, ha sido desarrollado conjuntamente con la UNESCO en la Universidad de Delft (Holanda) y puede ser almacenado a temperatura ambiente; permitiendo, además, la realización de mediciones on-line a distancia. (Fuente: Promega)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress