Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 27 julio 2017
Microbiología

La importación ilegal de alimentos contribuye a propagar una peligrosa bacteria

Una investigación liderada por la Universidad de Burgos (UBU) (España) ha descrito, por primera vez, microorganismos de relevancia en salud pública por su peligrosidad en alimentos decomisados en vuelos internacionales en distintos aeropuertos europeos. Este trabajo, enmarcado en un proyecto internacional de investigación financiado por la Unión Europea, se ha centrado, concretamente, en la caracterización de la presencia de cepas de ‘Staphylococus aureus’ multirresitentes a antibióticos. Los resultados de la investigación, publicados en la revista ‘Frontiers in Microbiology’, indican que el 26% de las casi mil muestras de alimentos analizadas fueron positivas para esta problemática bacteria.

 

En el trabajo han participado investigadores de las universidades de Burgos y Valladolid, junto con profesionales del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL), de los Hospitales Universitarios Río Hortega de Valladolid y de León, de la Dependencia de Sanidad de la Delegación del Gobierno en el País Vasco y de la Universidad Veterinaria de Viena.

 

Como explica a DiCYT el profesor de la UBU David Rodríguez Lázaro, coordinador del estudio, ‘Staphylococus aureus’ ha sido seleccionado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado mes de febrero como uno de los más relevantes para la Salud Pública. Este tipo de microorganismos, y en particular las cepas de ‘Staphylococus aureus’ resistentes a la meticilina (MRSA, del inglés Methicillin-resistant S. aureus), son una de las principales causas de infecciones en los hospitales en los países occidentales, y han sido encontradas en alimentos que transportaban pasajeros de vuelos internacionales en los aeropuertos de Bilbao y de Viena (Austria).

 

Por ello, el objetivo de este trabajo fue evaluar el papel potencial de la entrada ilegal de alimentos en la UE en la propagación de MRSA. Se estudió la prevalencia y las características de las cepas de MRSA aisladas de los alimentos de origen animal confiscados a los pasajeros en vuelos de 45 países no comunitarios de 2012 a 2015 por las Autoridades Fronterizas de los Aeropuertos de Bilbao y de Viena (Austria).

 

[Img #45316]

 

S. aureus escapando de la destrucción por células blancas humanas. (Foto: DICYT)

 

De las 868 muestras de alimentos analizadas (diversas muestras de carne que incluyen antílope, pato, cobaya, cerdo, roedores, pavo, productos lácteos y huevos), 26 (el 3 por ciento) fueron positivas para MRSA. La prevalencia de muestras positivas de MRSA entre los alimentos confiscados en el Aeropuerto Internacional de Bilbao fue del 11’8 por ciento. Más del 69 por ciento de los aislados de MRSA eran resistentes a tres o más tipos de agentes antimicrobianos.

 

“Este hallazgo revela tanto la gran diversidad de la resistencia antimicrobiana encontrada en las cepas como la capacidad de resistencia no sólo a los fármacos beta-lactámicos. Por tanto, este estudio demuestra la presencia de MRSA en los alimentos que entran ilegalmente en la UE, y destaca la importación ilegal de alimentos como vía de su posible propagación”, detalla Rodríguez.

 

El trabajo pone de manifiesto la validez de la estrategia ‘una salud’, en la cual “todos los actores implicados en la Salud Pública (médicos, veterinarios, y microbiólogos de los alimentos) actúan de una forma coordinada planteando una acción integral para garantizar de una manera global la salud”, apunta el investigador principal, quien subraya que de esta manera “se puede garantizar que aspectos como la sanidad ambiental, la sanidad animal y la sanidad humana no estén disociados, y compartimentalizados de una manera rígida y sin conexión efectiva”.

 

En este sentido, continúa, “más del 60 por ciento de las infecciones humanas tienen carácter zoonótico, es decir, provienen de los animales y, por tanto, los alimentos que se obtienen de ellos pueden ser una fuente de contaminación muy apreciable”. Es por ello, añade, “que el estudio de los mismos puede ser muy relevante para poder prevenir infecciones en humanos, y en particular con cepas bacterianas multirresistentes a antibióticos”. (Fuente: CGP/DICYT)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress