Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Sábado, 5 agosto 2017
Medicina

Rastreando los linfocitos T cooperadores que causan las alergias

Por fin, un grupo de científicos ha identificado un conjunto específico de células inmunitarias que juegan un papel fundamental en las alergias, resolviendo de este modo el viejo misterio de por qué ciertos individuos presentan enfermedades alérgicas, además de identificar nuevos posibles objetivos terapéuticos. Casi 50 millones de estadounidenses sufren de alergias nasales y, también en Estados Unidos, las alergias alimentarias potencialmente mortales pueden producir hasta 200 muertes al año.

 

Las reacciones alérgicas surgen de una respuesta inmunitaria inadecuada frente a sustancias que de otra manera serían inocuas, como el polen, el moho o los cacahuetes. Dicha respuesta es iniciada por un grupo de células inmunitarias conocidas como «subconjunto Th2» o «linfocitos T cooperadores de tipo 2». Hasta ahora, los científicos no habían podido distinguir las células Th2 que causan alergias de las que juegan un papel realmente útil en la defensa del cuerpo contra los patógenos.

 

En este estudio, Erik Wambre et al. han identificado una característica propia de seis marcadores de superficie que determina cuáles son las células Th2 problemáticas en los casos de alergia. Las células causantes alergias (conocidas como «Th2A») se observaron en 80 individuos alérgicos a diferentes sustancias, entre ellas polen de árbol, moho, ácaros del polvo y cacahuete, pero no en 34 personas que no sufren alergias. Las células Th2A producían varias moléculas señalizadoras que activan la respuesta inflamatoria; además, los investigadores pudieron observar patrones de expresión génica muy específicos en las células Th2A que involucraban a las vías disparadoras en las respuestas alérgicas.

 

En un ensayo clínico para evaluar la eficacia de un tratamiento experimental para la alergia al cacahuete, los científicos advirtieron una correlación directa entre la desensibilización a dicho fruto seco y una menor frecuencia de células Th2A. Según los autores, dichas células podrían usarse como biomarcadores en la práctica clínica, muy bienvenidos, por cierto, para evaluar la efectividad de los tratamientos contra las alergias. En un estudio de Focus de David Cousins se discute la potencial importancia de estos descubrimientos. (Fuente: AAAS)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress