Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Domingo, 6 agosto 2017

La ansiedad: factor que incrementa el padecimiento de las enfermedades dentales

Generalmente, la asistencia al dentista la limitamos a reparaciones de muelas con caries, extracciones dentales o para la aplicación de tratamientos estéticos. Más de la mitad de la población peruana sufre de estrés, lo que genera deterioro físico, y la salud bucal no se escapa de sufrir este tipo de sufrimientos. La ansiedad es un factor que incrementa el padecimiento de las enfermedades dentales que pueden ser determinadas profesionalmente por dentistas en Lima o en todo el territorio peruano, con el fin de ofrecer una solución apropiada a su caso clínico particular.

 

Enfermedades bucales asociadas a la ansiedad

 

La ansiedad o estrés, como es conocido generalmente, puede describirse como un estado mental, predisposición que se genera ante situaciones desconocidas o sobre las cuales se carece de control. La ansiedad genera así el deterioro de la salud en general, contando entre los más conocidos, la presión arterial, cefaleas, aparición de acné, desórdenes alimenticios y la anuencia ante las adicciones.

 

En cuanto a la salud bucal, son varias las enfermedades que describen un caso clínico de ansiedad que no sólo debe ser tratado con su dentista, sino también con un psicólogo que pueda ayudarle a mejorar el manejo de estas situaciones según la gravedad de su caso clínico.

 

Entre las enfermedades bucales asociadas a la ansiedad se encuentran:

 

El bruxismo: una de las reacciones más comunes ante una situación de ansiedad es el rechinar de dientes, acción que desgasta los bordes de las piezas dentales, pérdida parcial del esmalte e incluso hendiduras en la lengua, ocasionada por mordidas que puedan dañar notoriamente su movilidad. Existen tratamientos para ello, como el uso de retenedores, sin embargo la solución de raíz es aprender a manejar las emociones que se generan ante situaciones estresantes. El bruxismo puede ser diurno (como reacción ante un episodio de ansiedad) o nocturno (una consecuencia de ansiedad acumulada).

 

Aftas: también conocidas popularmente como llagas, son pequeñas úlceras dolorosas, ubicadas casi siempre en la base de las encías y la mucosa bucal en general. Las aftas suelen aparecer ante eventos que generan ansiedad por tiempo prolongado, como cierres económicos en empresas, periodos de exámenes en universidades, problemas familiares, entre los más comunes. Las aftas no se contagian y se tratan con tratamientos tópicos. Su aparición suele ocurrir también por mordidas accidentales en la parte interna de las mejillas. Por lo que se relacionan con el bruxismo.

 

Trastornos temporomandibulares: o TMD, se vinculan al padecimiento del bruxismo. Se refiere a enfermedades asociadas a las articulaciones de la mandíbula, dislocaciones e inflamaciones en la misma. Ocurre por el continuo rechinar de dientes, propio del bruxismo.

 

[Img #45490]

 

¿Qué hacer ante la aparición de estas enfermedades bucales?

 

El dentista, especialista en la salud bucal, ante el reconocimiento de estas enfermedades que, a su vez, son síntomas de la ansiedad, le recomendará un tratamiento para mejorar la salud de su dentadura, encías, mucosa bucal y mandíbula. Sin embargo, el problema de raíz persistiría y por ende, no debe extrañarle la reaparición de tales enfermedades. Así que, el mejor tratamiento a seguir es la terapia para aprender a manejar las situaciones que le generen ansiedad.

 

Aunque debe consultarse con un profesional como un psicólogo o un orientador, existen técnicas de cómo controlar la ansiedad. Entre ellas se encuentran:

 

  • Reconocer que no se pueden controlar todos los eventos de la vida. Es esencial comprender que no todo será como aspiramos en nuestros planes. Saber que debemos ceder un poco y ser equitativos con nosotros mismos, le permitirá disminuir notoriamente sus niveles de ansiedad.
  • Practicar un deporte o realizar actividades físicas recreativas también mantienen a raya las situaciones de ansiedad. Al efectuarlas se liberan esas presiones y el organismo tiene suficiente vitalidad para enfrentar los conflictos. Las actividades físicas son responsables también de que nuestro cerebro libere endorfinas, generando en el organismo sensación de placer y bienestar.
  • Meditar, practicar actividades espirituales o de meditación. Los valores y sistemas de creencias religiosas son pilares fundamentales en la vida de la mayoría de las personas, y además representan un método efectivo de realizar higiene mental. Dedicarle algunos minutos a detenerse y darle un sentido espiritual a sus acciones, le hará disminuir sus niveles de estrés y ansiedad.
  • Realizar actividades terapéuticas, tener un hobbie. Los hobbies, mientras no se conviertan en obsesiones, son actividades que califican como terapéuticas, siempre que se realicen en el marco de una metodología sistemática, que mantenga el orden de las ideas y por ende, centren su atención en una actividad que tiene un fin logrado. Los manualistas, por ejemplo, tienen en su mismo oficio de elaboración de manualidades, una actividad terapéutica efectiva.
  • Si te preguntas cómo controlar la ansiedad después de haber sufrido un trauma importante (como un robo, por ejemplo), la recomendación es asistir de inmediato a un psicólogo clínico que realizará un diagnóstico inicial y determinará si requiere atención psiquiátrica o sólo psicoterapia.

 

Aunque parece impensable que puedan relacionarse de este modo las emociones y las enfermedades bucales, es preferible prevenirse en cuanto a la salud de la cavidad bucal. Por ello es indispensable acudir al dentista cada 6 meses y seguir, disciplinadamente, sus recomendaciones. En caso de no poder afrontar la ansiedad por sí mismo, es recomendable acudir al psicólogo para contar con un diagnóstico y tratamiento acertados.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress