Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 11 agosto 2017
Medicina

Nanopartículas capaces de engañar al cuerpo para que no rechace un órgano trasplantado

Usando nanopartículas, unos investigadores han desarrollado un sistema de suministro de fármacos que podría reducir las complicaciones en los trasplantes de órganos al hacer que el tejido donado quede oculto ante el sistema inmunitario del receptor y evite así ser atacado por dicho sistema.

 

Los trasplantes de órganos son capaces de salvar muchas vidas cada año. Sin embargo, a pesar de los notables avances en este campo, el rechazo a corto y largo plazo sigue siendo un riesgo (las tasas de rechazo varían dependiendo del tipo de órgano). El riesgo de rechazo es incluso más alto cuando el donante ha fallecido, debido a daños en el órgano.

 

Las células T, glóbulos blancos que identifican y atacan a cuerpos extraños dentro de nuestro organismo, son uno de los principales culpables del rechazo de órganos. Los más potentes, conocidos como linfocitos T de memoria efectora, son activados por un grupo de proteínas llamadas antígenos leucocitarios humanos (HLAs por sus siglas en inglés) sobre la superficie de las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos del órgano donado. Los investigadores pueden silenciar las proteínas con pequeños ARNs de interferencia (siRNA), un tipo de ARN de doble cadena que impide la expresión de los genes elegidos. Sin embargo, cuando son suministrados de forma convencional, los efectos de los siRNA duran solo unos pocos días. Un órgano trasplantado de un donante fallecido necesita normalmente semanas para "curarse" y reducir el riesgo de rechazo. Los siRNA pueden también causar efectos secundarios en las células endoteliales de otros órganos, que no necesitan tratamiento, al ser administrados a todo el cuerpo.

 

[Img #45584]

 

Imagen microscópica de células endoteliales tratadas con nanopartículas cargadas con fármacos. (Foto: Saltzman Lab)

 

Para que los siRNA puedan permanecer más tiempo en el organismo, el equipo de Mark Saltzman, de la Universidad Yale en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, ha desarrollado un sistema de suministro de fármacos en el que son nanopartículas basadas en polímeros las que transportan los siRNA hasta el lugar del injerto, liberando allí lentamente el fármaco. También ha desarrollado métodos para introducir las nanopartículas en el órgano del donante antes de ser trasplantado, de manera que solo se trata a este, no a todo el cuerpo.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress