Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 25 agosto 2017
Historia de la ciencia

Esclarecen la destrucción del primer submarino que hundió a un barco

El H.L. Hunley, el primer submarino de combate que hundió a un barco enemigo, ya no regresó nunca de su misión. Toda su tripulación de ocho personas falleció. Una nueva investigación ha dado por fin con una explicación convincente para este enigma.

 

La primera y última misión de combate del submarino confederado Hunley sucedió durante la Guerra de Secesión (la guerra civil estadounidense), el 17 de febrero de 1864, cuando hundió un navío de guerra de la Unión de 1.200 toneladas, el USS Housatonic, frente al puerto de Charleston, en Carolina de Sur. El Hunley provocó la explosión de unos 60 kilogramos de pólvora negra por debajo de la línea de flotación de popa del Housatonic, hundiendo al barco de la Unión en menos de cinco minutos. El Housatonic perdió cinco marineros, pero acabó descansando de forma vertical en unos 10 metros de agua, lo que permitió al resto de la tripulación ser rescatada después de escalar por los aparejos y de lanzar los botes salvavidas.

 

Sin embargo, el destino de la tripulación del Hunley, de unos 12 metros de largo, siguió siendo un misterio hasta 1995, cuando el submarino fue descubierto a unos 300 metros de distancia del lugar de descanso del Housatonic. Extraído en el año 2000, el submarino está actualmente siendo estudiado y restaurado en Charleston por un equipo de científicos de la Universidad Clemson.

 

Inicialmente, el descubrimiento del submarino, en forma de cigarro, pareció solo acentuar el misterio. Se encontraron los esqueletos de los tripulantes en sus puestos, junto a una manivela a través de la cual se podía dirigir al submarino hacia la dirección deseada. No tenían huesos rotos, las bombas de achique no habían sido usadas y las escotillas estaban cerradas. Excepto un agujero en una torre de vigía y una pequeña ventana que pudo romperse, el submarino se encontraba notablemente intacto.

 

[Img #45795]

 

Pintura al óleo realizada por Conrad Wise Chapman, que muestra al submarino H.L. Hunley. (Crédito: Conrad Wise Chapman)

 

Las especulaciones sobre las muertes incluyeron la asfixia por algún problema en el aire del interior y el ahogamiento por entrada de agua.

 

Pero después de un estudio exhaustivo de tres años de duración que implicó provocar repetidamente estallidos cerca de un modelo a escala, disparar armas auténticas sobre placas de hierro históricamente exactas y hacer muchos cálculos sobre la respiración humana y la transmisión de la energía de una explosión, el equipo de Rachel Lance, de la Universidad Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, ha llegado a la conclusión de que fue una potente onda de choque procedente del arma del Hunley lo que mató a su tripulación.

 

El torpedo del Hunley no era una bomba autopropulsada, al contrario de las actuales. En vez de eso, era un barril de cobre lleno de pólvora que se mantenía delante y ligeramente por debajo de la proa del Hunley, sobre una pértiga de unos 5 metros. El submarino hizo chocar esta pértiga contra el casco del navío enemigo y la bomba explotó en el barco. Sin embargo, lo más lejos que cualquier tripulante del submarino estuvo de la explosión fue de tan solo unos 13 metros.

 

Según los resultados de la investigación, la explosión produjo una súbita flexión del casco del submarino que transmitió la onda de choque; la onda secundaria desencadenada en el compartimento de la tripulación fue tan potente que las probabilidades estimadas de sobrevivir a ella eran de menos del 16 por ciento para cada tripulante. La tripulación murió instantáneamente debido a esa fuerza, que atravesó los tejidos blandos de sus cuerpos, especialmente sus pulmones y cerebros. El submarino quedó a la deriva en una marea descendente y acabó hundiéndose tras la entrada de agua.

 

Los resultados del estudio se han hecho públicos a través de la revista académica PLoS ONE. La referencia del trabajo es la siguiente: Lance RM, Stalcup L, Wojtylak B, Bass CR (2017) Air blast injuries killed the crew of the submarine H.L. Hunley. PLoS ONE 12(8): e0182244.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress