Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 29 agosto 2017
Ecología

Polución por nanopartículas aumenta 30% cuando coches de flex cambian etanol por gasolina

Cuando por algún motivo el precio del etanol sube en las estaciones de servicio, se vuelve más ventajoso en términos económicos cargar el tanque de un auto flex con gasolina. Pero la salud de toda la población paga el precio de ello: el reemplazo de un combustible por otro implica una elevación de un 30% en la concentración atmosférica de material en partículas ultrafinas, aquéllas que tienen un diámetro menor a 50 nanómetros.

 

Este fenómeno se constató en la ciudad de São Paulo, en Brasil, en el marco de un estudio que contó con el apoyo de la Fundación del Estado de São Paulo para el Amparo a la Investigación Cientifica (FAPESP) y que salió publicado en la revista Nature Communications.

 

"Esas nanopartículas de polución son tan pequeñas que se comportan como moléculas de gas. Al inhalárselas, logran cruzar todas las barreras de defensa del sistema respiratorio y llegar a los alvéolos pulmonares, y así transportan directamente a la sangre sustancias potencialmente tóxicas, con lo cual pueden derivar en un aumento de la incidencia de problemas respiratorios y cardiovasculares", dijo Paulo Artaxo, docente del Instituto de Física de la Universidad de São Paulo (IF-USP) y coautor del artículo. Según el profesor, entre el 75% y el 80% de la masa de nanopartículas que medimos en este estudio corresponde a compuestos orgánicos emitidos por vehículos, es decir, carbono en distintas formas químicas.

 

Tal como explicó el investigador, en la actualidad, la concentración de este tipo de nanopartículas no se monitorea o no está regulada por los organismos ambientales, tanto en Brasil como en otras naciones. La Compañía Ambiental del Estado de São Paulo (Cetesb), por ejemplo, monitorea regularmente tan sólo las partículas sólidas de 10 mil nanómetros de diámetro (PM10) y las de 2,5 mil nanómetros (PM 2,5), aparte de otros contaminantes gaseosos tales como el ozono (O3), el monóxido de carbono (CO) y el dióxido de nitrógeno (NO2).

 

"Se hace necesario investigar mejor cuáles son exactamente estos compuestos y sus impactos sobre la salud", subrayó Artaxo. No obstante, en Estados Unidos y en Europa ya está se estableciendo -con base en investigaciones recientes- un consenso que apunta que estas emisiones son potencialmente perjudiciales para la salud y deben estar sujetas a una regulación. En varios estados norteamericanos, como en California, existen leyes que obligan a mezclar entre un 20% y un 30% de etanol en la gasolina, cosa que también ayuda a disminuir la liberación de material en partículas ultrafinas.

 

La coleta de datos ha hecho en entre los meses de enero e mayo de 2011, y las análisis ocurreron antes, durante y después una forte flutuación en el precio del etanol -- motivada por factores macroeconómicos, como la variación del precio del azúcar en el mercado internacional -- lo que indujo el cambio del combustible consumido en São Paulo.

 

Si bien no se constató una alteración importante en las concentraciones de material en partículas fino e inhalable -PM 2,5 y PM10-, por una parte, se comprobó en una situación cotidiana real que la opción por el el etanol reduce las emisiones de material en partículas ultrafinas, por otra. Hasta ese momento, este fenómeno sólo se había sido observado en laboratorio.

 

"Estos resultados refuerzan la necesidad de implementar políticas públicas tendientes a estimular el uso de biocombustibles, pues dejan claro que la población pierde en salud el dinero que ahorra en el surtidor cuando opta por la gasolina", sostuvo Artaxo.

 

Según Artaxo, la investigación incluyó aproximación innovadora para que el estudio enfocase en los aerosoles más envejecidos, es decir, que ya han interactuado con otras sustancias presentes en la atmósfera. Portanto, la coleta ocurrió en un local un sitio relativamente alejado de las grandes avenidas -- la azotea de un edificio de 10 pisos localizado en el Instituto de Física de la USP, en la zona oeste de São Paulo. "la contaminación que respiramos cotidianamente en nuestras casas o en el trabajo no es la que sale directamente del caño de escape de los vehículos, sino que está formada por partículas procesadas previamente en la atmósfera", explicó.

 

Además, la análisis fue hecha por medio de la adaptación de un modelo desarrollado por lo economista Alberto Alvo (primer autor de lo artículo), que integra de modo meticuloso una grande cantidad de variables. "Adoptamos un modelo estadístico sofisticado, desarrollado originalmente para la realización de análisis económicos e por la primer vez se empleó en el análisis de la química atmosférica de nanopartículas. La gran vantaje de ello es que essa herramienta permitenos trabajar con todas estas variables: la presencia o la ausencia de lluvia, la dirección del viento, la intensidad del tránsito y la concentración de ozono, monóxido de carbono y otros contaminantes", comentó Artaxo.

 

El hecho de que el parque de autobuses de la capital paulista aún dependa del gasoil, advirtió Artaxo, trae aparejado un problema aún más grave para la salud: la emisión del llamado carbono negro, uno de los principales componentes de hollín y uno de los contaminantes que contribuyen al calentamiento del planeta. El sector de transportes es, junto al de generación de energía, el mayor emisor de contaminantes provenientes de la quema de combustibles fósiles.

 

Para Artaxo, el incentivo a los vehículos eléctricos, híbridos o alimentados con biocombustibles es fundamental para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

"El incentivo a los biocombustibles permite resolver varios problemas a la vez. Ayuda a combatir el cambio climático, disminuye los daños ocasionados a la salud y genera avances en la tecnología automovilística, pues la industria contará con un estímulo para desarrollar coches más económicos y eficientes impulsados con etanol", dijo Artaxo.

 

Lo estudio fue conducido durante la investigación de pós-doctorado de Joel Ferreira de Brito, que tuvo la supervisión de Artaxo. Franz Geiger, químico de la Universidade de Northwestern (EUA), también hay colaborado. Alberto Salvo es professor en la Universidade Nacional de Singapura. (Fuente: Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress