Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 18 octubre 2017
Paleontología

Lapillitubus montjuichensis, el primer fósil urbano descubierto en edificios modernistas de Barcelona

Fachadas ondulantes, azulejos árabes, cerámica vidriada, forja artística y una imaginación libre y creativa son algunas de las señas de identidad de la arquitectura modernista en Cataluña (España). A partir de ahora, esta riqueza artística y patrimonial del modernismo será todavía más exclusiva con el descubrimiento del Lapillitubus montjuichensis, un nuevo icnotaxón  —es decir, la madriguera fósil que dejó un organismo vivo—  hallado por primera vez en algunas fachadas de edificios modernistas en Barcelona.

 

El hallazgo del nuevo icnofósil urbano —el primero descrito en un edificio modernista en Cataluña y en toda Europa— se anuncia en un artículo científico publicado en la revista Geologica Acta por los expertos Zain Belaústegui, de la Facultad de Ciencias de la Tierra  y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la Universidad de Barcelona, y Alejandro Belaústegui, de la Asociación Alumnos Mayores Universidad Carlos III (ALMUCAT), en el campus de Getafe.

 

Los fósiles urbanos han llamado la atención de los científicos y del público general desde hace tiempo. En este ámbito, la icnología es una disciplina de la paleontología que estudia las trazas o huellas fósiles que ha dejado la actividad de los organismos en el pasado. Esas trazas fósiles o icnotaxones —antiguas madrigueras, huellas de dinosaurios, etc.— pueden revelar algunas incógnitas sobre las características del organismo productor y el paleoambiente en que habitaba hace millones de años.

 

«El nuevo fósil urbano Lapillitubus montjuichensis es una madriguera simple, vertical a subvertical, cilíndrica y sin ramificaciones. Se caracteriza por presentar un revestimiento o pared de litoclastos de composición cuarcítica, es decir, pequeños fragmentos o piedrecitas de cuarzo —de 1 a 10 mm de tamaño— dispuestos de manera caótica», indica el profesor Zain Belaústegui, del Departamento de Dinámica de la Tierra y del Océano de la UB.

 

[Img #46805]

 

(Foto: U. Barcelona)

 

Este nuevo icnotaxón de 12 millones de años de antigüedad puede observarse en los sillares que forman parte de la fachada de algunos edificios modernistas de Barcelona. En los edificios del Palacio de Justicia, la Aduana y la casa Pascual i Pons —obra del arquitecto catalán Enric Sagnier— se encuentran los ejemplos más destacados.

 

«En general, el estado de conservación de estos incofósiles es bueno. Sin embargo, como aparecen en los sillares de piedra, únicamente es posible reconocer secciones longitudinales o transversales de estas madrigueras fósiles», apunta Zain Belaústegui. «En la casa Pascual i Pons encontramos el ejemplar mejor conservado, que define el nuevo icnogénero y la nueva icnoespecie».

 

L. montjuichensis y otros icnogéneros similares (Ereipichnus, Eklexibella, etc.) se agrupan dentro de lo que se conoce como trazas fósiles aglutinadas. Todos estos icnogéneros —madrigueras simples y cilíndricas— se caracterizan por presentar una pared o revestimiento exclusivo que puede estar formado por diferentes tipos de materiales —de origen orgánico o no— como, por ejemplo, foraminíferos, restos de moluscos, artejos de crinoideos o incluso restos esqueléticos de peces. En el caso de L. montjuichensis, por primera vez se ha constatado que ese revestimiento está únicamente formado por litoclastos (sobre todo, pequeños fragmentos de cuarzo) dispuestos de una manera caótica.

 

Desde finales del siglo XIX, la montaña de Montjuïc ha sido la gran cantera de piedra arenisca para la arquitectura modernista catalana. Con el descubrimiento del L. montjuichensis, será posible conocer mejor cómo era la fauna de invertebrados que habitaron durante el Mioceno la zona deltaica que actualmente ocupa la montaña de Montjuïc.

 

«Estas madrigueras fósiles que decoran el modernismo catalán fueron excavadas hace unos 12 millones de años por unos gusanos (poliquetos terebélidos) en un ambiente deltaico, afectado por la acción del oleaje y con un gran aporte de sedimentos. Por lo tanto, se trataría de un ambiente subacuático, muy cercano a la costa y de poca profundidad,  en el que estos invertebrados y otros organismos marinos, como los crustáceos decápodos, también habrían excavado sus madrigueras», señala Zain Belaústegui.

 

Los poliquetos terebélidos que dejaron su traza fósil en los sedimentos deltaicos hace millones de años serían muy parecidos a algunas especies actuales. En la costa oeste de Madagascar también se han descrito madrigueras actuales de poliquetos terebélidos que son casi idénticas a las observadas en el Mioceno de Montjuïc.  

 

En la actualidad, la huella fósil de los seres vivos que habitaron el planeta hace millones de años también puede admirarse en edificios o monumentos históricos de ciudades de todo el mundo. En 1935, por ejemplo, se descubrió una huella de dinosaurio en una de las rocas de la base de un quiosco de música de la ciudad de Glen Rose (Estados Unidos), un ejemplar conservado hasta hoy día. También se han descrito icnofósiles de gran interés científico en lápidas de cementerios (Leicestershire, Reino Unido), en paredes de centros comerciales (Londres, Reino Unido) o en losas del pavimento (Copenhague, Dinamarca). Desde hace años, los fósiles urbanos también han enriquecido el patrimonio paleontológico de ciudades como Alcoy, Barcelona, Burgos, León, Segovia, Toledo o Vizcaya.

 

«En nuestra opinión, si consideramos el enorme patrimonio arquitectónico de la ciudad de Barcelona, modernista o no y construido o no con la piedra de Montjuïc, y con el suficiente tiempo de estudio, no sería descartable hallar otros icnotaxones e incluso localizar nuevos ejemplares de L. montjuichensis. De esta manera, esperamos que este trabajo sirva de acicate para futuros estudios similares y que se ponga de manifiesto la importancia de estos singulares “afloramientos” urbanos», concluye Alejandro Belaústegui.

 

La revista Geologica Acta, impulsada por la Universidad de Barcelona y el Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (ICTJA-CSIC), es una publicación institucional de acceso abierto, con un perfil generalista en ciencias de la tierra. Editada por el profesor Miquel Garcés, de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Barcelona, Geologica Acta se publicó por primera vez en marzo de 2003, y tiene sus orígenes en la revista Acta Geológica Hispánica (1966-2002).(Fuente: U. Barcelona)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress