Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 8 noviembre 2017
Psicología

Una deficiencia en el metabolismo de las hormonas tiroideas puede derivar en trastornos emocionales

Las hormonas tiroideas son esenciales para el correcto desarrollo y función del cerebro. En este tejido, la actividad de la proteína ‘desyodasa tipo 2’ es fundamental para proporcionar unos niveles cerebrales apropiados de hormona tiroidea. Un estudio del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols, en el que participan investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la UNED (España), ha observado en ratones que la ausencia de esta proteína desencadena trastornos emocionales derivados probablemente de un estado de hipotiroidismo cerebral.

 

Una deficiencia en la disponibilidad de hormonas tiroideas en el cerebro puede derivar en alteraciones neurológicas graves y trastornos psiquiátricos, en particular trastornos del estado del ánimo. Esto se debe a que las hormonas tiroideas juegan un papel esencial en el desarrollo y función del sistema nervioso central.
La glándula tiroides sintetiza mayoritariamente la prohormona T4, pero la mayor parte de las acciones de las hormonas tiroideas son mediadas por la T3, la principal forma activa a nivel genómico. En el cerebro, la desyodasa tipo 2 (D2) tiene una gran importancia, ya que de su actividad depende la formación local de T3 a partir de T4.

 

Ahora, un grupo de científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols, centro mixto de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el CSIC, y del departamento de Psicobiología de la UNED, ha llevado a cabo un estudio en el que se analizaron las consecuencias de la deficiencia de D2.

 

[Img #47179]

 

Expresión del gen que codifica la proteína D2 (Dio2) en cerebro de ratón adulto. Clara expresión en corteza cerebral (ctx), núcleo talámico (Th), eminencia media (ME), giro dentado (DG) y zona CA3 del hipocampo (CA3). No se observa en los núcleos de la amígdala (AN). (Foto: UAM)

 

Concretamente, los investigadores evaluaron mediante pruebas de comportamiento las capacidades de aprendizaje y memoria y conductas de ansiedad en ratones adultos deficientes de la proteína D2. Además, analizaron el estado tiroideo en dos regiones cerebrales involucradas en estos procesos conductuales: la amígdala y el hipocampo.

 

Los resultados, publicados en Psychoneuroendocrinology, revelaron que los ratones deficientes de D2 no presentan alteraciones en el aprendizaje y la memoria espacial, que dependen del hipocampo. Sin embargo, los ratones sí presentaron disfunciones emocionales, ya que tienen potenciada la memoria del miedo, además de un aumento en la conducta de ansiedad; todos estos procesos que dependen de una correcta función de la amígdala cerebral, una región del sistema límbico.

 

Un análisis más profundo reveló que, a pesar de la posible implicación de la amígdala en estos trastornos emocionales, el gen que codifica la D2 no se expresa en esta estructura en ratones adultos, mientras que sí aparece en otras regiones, como el hipocampo.

 

“La evaluación del estado tiroideo de la amígdala y el hipocampo reveló que ambas estructuras cerebrales presentan un estado de hipotiroidismo en los ratones deficientes de D2. En la amígdala, este estado de hipotiroidismo parece estar asociado con un descenso en la expresión de una proteína ligadora de calcio, Calb2, que podría estar afectando a la actividad neuronal en esa estructura y, de este modo, podría contribuir a los trastornos emocionales observados”, detallan los investigadores.

 

Estos resultados ponen de manifiesto la importancia de mantener niveles apropiados de hormona tiroidea en el cerebro, en especial mediante la generación local de T3, para evitar trastornos emocionales. Además, las observaciones pueden contribuir a entender los posibles trastornos emocionales presentes en humanos con polimorfismos en el gen que codifica la D2 (DIO2). (Fuente: UAM)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress