Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 24 noviembre 2017
Astronáutica

Cuarenta años de Meteosat

El primer satélite de observación de la Tierra de la ESA fue lanzado el 23 de noviembre de 1977. Cuando llegó a su destino, Meteosat-1 completó la cobertura total del planeta desde una órbita geoestacionaria, sentando las bases para la cooperación meteorológica a nivel europeo y mundial, que continúa hoy en día.

 

La meteorología, especialmente los episodios extremos, afecta a todo lo que hacemos. Al ser capaces de ver la totalidad del planeta, los meteorólogos pueden observar el desarrollo de los sistemas meteorológicos y calcular la velocidad y la dirección de los vientos en función de los movimientos de las nubes. Los huracanes atlánticos aparecen en las imágenes de Meteosat mucho antes de que lleguen a tierra y los datos procedentes del espacio permiten predecir su trayecto.

 

Antes de los satélites, los meteorólogos dependían de las observaciones de la superficie por tierra y mar, mediante barcos y boyas. La información aérea se limitaba a datos atmosféricos procedentes de radiosondas a bordo de globos, cometas y aeronaves. Los satélites abrieron las puertas a una enorme cantidad de información que, en combinación con los nuevos modelos informáticos, permitieron ofrecer pronósticos más fiables para periodos de tiempo más largos.

 

 

Meteosat también constituyó un hito importante en cuanto a cooperación europea en materia espacial. Distintos países habían comenzado a vigilar la ionosfera desde el espacio pero, aunque las conferencias espaciales europeas de los años sesenta acordaron la adopción de un satélite meteorológico europeo, hasta Meteosat no se comenzó a explotar el potencial de este tipo de satélites.

 

Meteosat era en origen francés, fruto de la colaboración del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) y el servicio meteorológico estatal. Al mismo tiempo, la Organización Europea para la Investigación Espacial (ESRO, precursora de la ESA) estaba considerando las posibilidades de la orbitación polar y los satélites geoestacionarios. ESRO decidió apostar por un satélite geoestacionario, que a todas luces sería un doble del proyecto galo.

 

Tras un largo proceso de investigación y negociaciones, se sentaron las bases para el proyecto Meteosat, que pasó de ser meramente francés a tener alcance europeo. En lugar de desarraigar las operaciones de Francia, se decidió establecer una oficina de la ESA en Toulouse, desde la cual se desarrollaría y dirigiría el proyecto Meteosat.

 

Meteosat-1 despegó a las 13:35 GMT del 23 de noviembre de 1977 desde Cabo Cañaveral (EE. UU.). Alcanzó su órbita operativa el 7 de diciembre de 1977 y envió su primera imagen el 9 de diciembre. Fue el primer satélite en órbita geoestacionaria en contar con un canal de vapor de agua para estudiar el movimiento de la humedad en el aire.

 

El nuevo satélite hizo necesario mejorar sustancialmente la capacidad de computación de la ESA, tanto para la telemetría como para el procesamiento de datos. Desde su posición por encima del meridiano de Greenwich, Meteosat-1 podía realizar un barrido del disco planetario cada 30 minutos, transmitiendo los datos a los usuarios en tiempo casi real.

 

Desde el lanzamiento del primer Meteosat, 40 años de imágenes y datos meteorológicos derivados de este satélite y sus sucesores han contribuido a mejorar significativamente la predicción meteorológica. Hay disponibles online 35 años de imágenes de Meteosat y el registro de su captura desde el espacio constituye un conjunto de pruebas contundentes para la climatología.

 

[Img #47496]

 

El satélite de primera generación de Meteosat. (Foto: ESA)

 

A pesar de que los primeros satélites meteorológicos no tenían como objetivo medir el cambio climático, las imágenes de los cambios en la cubierta terrestre o el hielo polar, así como los datos de temperatura de la superficie marina, han resultado de gran utilidad para la investigación y modelización del clima.

 

Casi una década separa el lanzamiento de Meteosat-1 de la creación de Eumetsat, el organismo europeo que explota los datos satelitales para la investigación meteorológica y climática con la comunidad mundial. En la actualidad, con una financiación y unas responsabilidades operativas claras, Eumetsat es un actor global de la meteorología por satélite. Con 30 Estados miembros, Eumetsat sigue desarrollando nuevos programas de satélites en cooperación con la ESA.

 

El programa Meteosat siempre cuenta con un satélite en la posición operativa de longitud 0º. La segunda generación de Meteosat ha mantenido el diseño en forma de tambor del satélite original, pero es 2,5 veces mayor y ofrece mejor resolución, 12 canales espectrales en lugar de los tres del sistema original, y capacidad de barrido más rápido.

 

De cara al futuro se está desarrollando Meteosat de Tercera Generación, con nuevas capacidades como la detección de relámpagos, que garantizará la continuidad en la vigilancia europea de la atmósfera desde el espacio hasta la década de 2030. (Fuente: ESA)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress