Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Domingo, 26 noviembre 2017
Psicología

Los infantes pueden comprender que las recompensas más deseables requieren mayor esfuerzo

Según un nuevo estudio, los infantes que observan a alguien hacer un esfuerzo mayor para alcanzar un objetivo que para alcanzar otro atribuyen mayor valor al objetivo que requiere un esfuerzo adicional.

 

Mediante estudios anteriores, ya se habían podido conocer las maneras en que los niños pueden darse cuenta de las diferencias de valor entre varios objetos; por ejemplo, si una persona elige un objeto frente a otro de forma consistente, los infantes atribuyen un mayor valor al elemento seleccionado. Sin embargo, no se había podido determinar si los niños son capaces de unificar los conceptos de coste y recompensa en edades tempranas.

 

 

En este estudio, Shari Liu y sus colegas mostraron a 24 niños de diez meses de edad un conjunto de dibujos animados en los que un personaje se enfrentaba a «costes» (esfuerzos) de diferentes niveles para llegar a un objetivo; por ejemplo, el personaje debía saltar un muro bajo o uno mucho más alto para obtener su recompensa. Si el coste de adquirir la recompensa era demasiado, el personaje se negaba a realizar el esfuerzo para obtenerlo.

 

Los investigadores realizaron otros dos experimentos similares a este en los que el personaje debía escalar una rampa o saltar una grieta para obtener el premio, con lo que se aseguraban de que no importaran solo la velocidad o la altura sino, efectivamente, que los niños reconocieran el esfuerzo realizado para conseguir la recompensa.

 

Sin importar si el personaje superaba barreras más altas, escalaba rampas más empinadas o saltaba grietas más grandes para alcanzar un objetivo frente al otro, los niños dedicaban más tiempo a contemplar la escena cuando el personaje conseguía la recompensa menos deseable, lo que indica que esa elección los sorprendía. Como consecuencia, parece que los niños son capaces de asignar un mayor valor a las recompensas que cuesta mayor trabajo obtener. (Fuente: AAAS)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress