Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 27 noviembre 2017
Astronáutica

Basura espacial

Este mes estamos observando de cerca el apremiante problema de los desechos espaciales. Literalmente hay millones de objetos en órbita volando fuera de control. ¿Qué se puede hacer?

 

Estamos en el Centro Europeo de Investigación y Tecnología Espacial de los Países Bajos para averiguarlo.

 

Se estima que hay 8.000 toneladas de desechos espaciales orbitando: 29.000 objetos rastreados de más de 10 centímetros de tamaño y más de un millón de fragmentos demasiado pequeños para poder seguir.

 

Luisa Innocenti, responsable del centro de limpieza especial del Centro Europeo de Tecnología Espacial, comenta:  "El problema es que un pequeño desecho, si golpea a otro cuerpo, o satélite en funcionamiento, debido a la velocidad, lo haría explotar, creando una nube de escombros. Por eso cada pequeño desecho es importante”.

 

 

Cada año, 200 expertos europeos en residuos espaciales se reúnen en el centro tecnológico de la ESA en los Países Bajos para debatir sobre cómo limpiar el espacio.

 

Representan a las compañías de satélites, a las empresas de cohetes y las agencias espaciales, y todos están de acuerdo con respecto a lo que se necesita hacer.

 

Luisa Innocenti, recalca: "El problema de los desechos espaciales. El primero es que tenemos que dejar de contaminar y el segundo es que tenemos que eliminar la basura, es decir, los desechos".

 

Pero ¿cómo se lidia con los desechos?

 

En Europa los ingenieros han presentado una misión llamada E-Deorbit, que pretende demostrar que es posible capturar un satélite fuera de control y sacarlo de peligro.  En este momento están usando un robot y un satélite modelo para descubrir cómo podrían abordar una gran chatarra espacial.

 

Jesús Gil Fernández, ingeniero, asegura:  "Usamos una cámara que está montada en un mini robot que reproduce el movimiento del satélite alrededor del desecho que queremos capturar. Una vez que estamos seguros de que nos estamos moviendo como un solo objeto, hemos estado siguiéndonos, pero sin tocarnos, podemos mover los brazos del robot para agarrar el anillo de adaptación. Y una vez que lo cogimos podemos poner en marcha otro mecanismo, para que podamos dirigir el desecho con 'dos manos', es decir, podamos devolverlo a la tierra y destruirlo en la reentrada, o en el sur del Océano Pacífico".

 

Otro enfoque que se estudia dentro del proyecto E-Deorbit implica usar trampas en el espacio para capturar grandes cantidades de chatarra espacial.

 

Michèle Lavagna, profesor de la Universidad Politécnica de Milán, comenta:  "La idea es imitar lo que hacen los pescadores en el mar. Tenemos una red muy grande, que nos mantiene alejados de nuestros desechos y de los satélites que se mueven libremente. Después desde la distancia para salvaguardar nuestra red, intentamos envolver el satélite”.  Y luego, teniendo en cuenta el movimiento del satélite, que es totalmente desconocido y libre, la red envuelve el objeto. Y en ese momento es cuando podemos llevar el objeto que envolvemos a donde queramos en el espacio, como lo hacemos con los peces en el mar".

 

En este momento E- Deorbit no dispone del financiamiento necesario para que se pueda desarrollar.

 

Millones de euros de hardware de satélite corren el riesgo de colisionar.  Y también corre peligro la gente. La estación espacial internacional lleva a cabo a menudo maniobras para evitar los desechos espaciales de más de 10 centímetros de tamaño.  Y para proteger a los astronautas contra los desechos más pequeños que aún pueden causar daños fatales, los ingenieros han construido una especie de escudo.

 

Lilith Grassi, ingeniera de sistemas asegura:  "Llega el desecho, perfora esta capa, que dispersa el impacto en una gran cantidad de fragmentos más pequeños. Esta nube de fragmentos es absorbida en esta segunda capa, que es una capa de Nextel y Kevlar, y que asegura que esta parte interna, la parte presurizada donde viven los astronautas no se perfore".

 

La unidad para mantener a raya los desechos espaciales está creciendo a medida que se lanzan más satélites. Hoy en día hay alrededor de 2.000 naves espaciales activas, ya sea en órbita terrestre baja o muy lejos en posiciones geoestacionarias.  Los satélites que están muy lejos simplemente están "estacionados" en vertederos espaciales al final de sus vidas, mientras que los satélites más cercanos a la Tierra regresan a casa...

 

Las partes grandes como los paneles solares se queman en la atmósfera, pero los componentes duros de titanio y acero sobreviven y golpean la Tierra.  Los ingenieros están estudiando lo que sucede en esos breves momentos destructivos de reentrada, con la intención de construir satélites que se rompan cuando queramos.

 

Benoit Bonvoisin, ingeniero en materiales, opina: "Creo que es posible crear un satélite que se desintegre durante la reentrada en la atmósfera, y en eso estamos trabajando. Por ahora estamos en el principio del proceso.  En este momento estamos intentando comprender qué pasa con los materiales que usamos ahora, y luego veremos cómo podemos mejorarlos, cómo podemos trabajar en el diseño y la concepción del satélite, cómo se dividen las diferentes partes del satélite entre sí, para crear un satélite más seguro y que al final de su vida cree la menor cantidad de desechos posibles en la Tierra ".

 

En las primeras décadas de la exploración espacial se pensó poco en los desechos espaciales.  Ahora se están concienciando, especialmente a medida que los operadores espaciales gastan más tiempo y dinero evitando colisiones. Pero, ¿quién es el responsable final?

 

Luisa Innocenti, termina diciendo:  "Todos contaminamos. Algunos países han contaminado más que otros, pero simplemente porque lanzaban más que otros. No creo que podamos identificar claramente y decir que este es el bueno y este es el malo. Cuanto más han lanzado, más han contaminado".

 

A partir de ahora, los nuevos satélites europeos seguirán unas pautas que aseguran el final de sus días está planificado y definido, sin embargo, el riesgo de colisión en órbita permanece. (Fuente: ESA)

 

 

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress