Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 29 noviembre 2017
Astrofísica

¿Generación de antimateria en el núcleo de una estrella masiva?

Las supernovas que suponen la explosión final de estrellas se observan a miles y en todos los casos marcan su muerte. Sin embargo, una investigación se ha topado con una notable excepción; una estrella que ha explotado múltiples veces a lo largo de un periodo de más de 50 años, y con una intensidad muy superior a las novas (explosiones que no aniquilan a la estrella que las sufre). El desconcertante hallazgo desafía a las teorías más aceptadas sobre estas catástrofes cósmicas y parece respaldar la hipótesis de que en el núcleo de algunas estrellas muy calientes y masivas puede generarse antimateria.

 

Las observaciones que han conducido a este descubrimiento las han realizado astrónomos del Observatorio W. M. Keck, situado en la cima del Mauna Kea, Hawái, Estados Unidos, y la red mundial de telescopios del Observatorio de Las Cumbres.

 

 

Los espectros que el equipo de Peter Nugent, científico del Laboratorio Nacional estadounidense Lawrence Berkeley, obtuvo en el Observatorio Keck mostraron que esta supernova no se parecía a ninguna observada anteriormente. Si bien los espectros se parecen a los de explosiones de supernova normales en las que se produce el colapso de un núcleo rico en hidrógeno, su brillo aumentó y disminuyó al menos cinco veces más despacio, alargando hasta más de dos años un suceso que debería haber durado solo un centenar de días.

 

Desde el telescopio Keck I se obtuvo el espectro de la galaxia en la que reside la estrella, y desde el Keck II el espectro de alta resolución de la propia estrella.

 

La supernova, llamada iPTF14hls, fue descubierta en septiembre de 2014. En ese momento parecía una supernova ordinaria. Varios meses después, se constató que la supernova estaba de nuevo aumentando de brillo después de haberlo disminuido.

 

Cuando los astrónomos decidieron mirar datos archivados, se asombraron al encontrar pruebas de una explosión en 1954 en el mismo lugar. Esta estrella, de algún modo, sobrevivió a esa explosión y volvió a estallar otra vez en 2014.

 

"Esta supernova destroza toda lo que creíamos saber sobre cómo funcionan. Es el rompecabezas más grande que he encontrado en casi una década de estudiar explosiones estelares", confiesa Iair Arcavi, del equipo de investigación.

 

[Img #47581]

 

Recreación artística de una supernova. (Imagen: NASA/ESA/G. BACON (STSci))

 

En el estudio se calculó que la estrella que explotó tenía al menos 50 veces más masa que nuestro Sol y que probablemente era mucho más grande. Además, esta supernova podría ser el primer ejemplo de un fenómeno que hasta ahora solo era hipotético: la generación de antimateria en el núcleo de una estrella, bajo unas condiciones especiales que incluyen una masa y una temperatura muy elevadas. Tal como argumenta Daniel Kasen, del equipo de investigación, eso podría hacer que la estrella se volviera violentamente inestable, y que emitiera dantescas erupciones de brillo espectacular con una duración de más de dos años. Ese proceso podría incluso repetirse a intervalos de varias décadas antes de la explosión final de la estrella y su colapso que provocaría la formación de un agujero negro.

 

Tal como subraya Andy Howell, del equipo de investigación, se creía que estas explosiones eran exclusivas de una época arcaica del universo y que por tanto desde hace mucho tiempo ya no se produciría ninguna. "Es como encontrar un dinosaurio viviendo todavía hoy en día", enfatiza.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress