Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 11 diciembre 2017
Paleontología

El ojo más antiguo

Un fósil de hace 530 millones de años contiene el que podría ser el ojo más antiguo jamás descubierto. Pertenece a una criatura marina extinta, la cual presenta una forma temprana del ojo que vemos en algunos animales actuales, como cangrejos, abejas y libélulas.

 

Los científicos hicieron el descubrimiento mientras examinaban el bien conservado fósil de un espécimen de una especie de trilobites. Estos antepasados de las arañas y los cangrejos vivieron en las aguas costeras durante la era paleozoica, hace entre 541 y 251 millones de años.

 

Hallaron que la antigua criatura poseía una forma primitiva del ojo compuesto, un órgano óptico que consiste en conjuntos de diminutas células visuales, llamados omatidios, parecidos a los de las abejas actuales.

 

 

El equipo, que incluyó a un investigador de la Universidad de Edimburgo, señaló que los ojos compuestos parecen haber cambiado poco a lo largo de 500 millones de años.

 

El ojo derecho del fósil, que fue desenterrado en Estonia, se hallaba parcialmente desgastado, proporcionando a los investigadores una visión clara del interior del órgano. Ello puso de manifiesto detalles de la estructura y función del ojo, y acerca de cómo difiere de los ojos compuestos modernos.

 

La especie tenía una visión limitada comparada con muchos animales actuales, pero podía identificar depredadores y los obstáculos en su camino.

 

Su ojo estaba compuesto por unos 100 omatidios, que se hallan situados de forma relativamente separada en comparación con los ojos compuestos de la actualidad.

 

A diferencia de los ojos compuestos modernos, el ojo del fósil no posee un cristalino. Eso es probablemente debido a que la especie, llamada Schmidtiellus reetae, carecía de las partes del caparazón necesarias para la formación de un cristalino.

 

El equipo también reveló que solo unos pocos millones de años después se desarrollaron ojos compuestos mejorados, con mayor resolución, en otra especie de trilobites perteneciente a la actual región báltica.

 

El estudio se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Fue elaborado en cooperación con la Universidad de Colonia, en Alemania, y la Universidad de Tecnología de Tallinn, en Estonia.

 

[Img #47763]

 

Imagen del ojo derecho del fósil de Schmidtiellus reetae. (Foto: Gennadi Baranov)

 

El profesor Euan Clarkson, de la británica Universidad de Edimburgo, dijo que: “Este fósil excepcional nos muestra cómo veían el mundo a su alrededor los animales primitivos de hace cientos de millones de años. Increíblemente, también revela que la estructura y función de los ojos compuestos apenas ha cambiado en 500 millones de años”.

 

Según la profesora Brigitte Schoenemann, de la Universidad de Colonia, “este podría ser el ejemplo más temprano de un ojo que pueda llegar a encontrarse. Los especímenes más antiguos en capas de sedimentos por debajo de la de este fósil solo contienen trazas de los animales originales, que eran demasiado blandos para fosilizarse, y se han desintegrado con el paso del tiempo”.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress