Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 13 diciembre 2017
Geología

El posible origen de los Andes

Wouter Schellart, geofísico de la Universidad Libre de Ámsterdam (Países Bajos), se ha pasado una década preguntándose por qué existen los Andes. Usando un modelo informático avanzado, el científico cree haber hallado la respuesta.

 

Todos los otros grandes cinturones montañosos de la Tierra, como el Himalaya o los Alpes, se formaron debido a la colisión entre continentes. Pero en los Andes eso no ocurre, sino que estos están situados en una zona de subducción, un lugar en el que una placa tectónica se hunde por debajo de otra (en este caso la placa de Nazca se hunde bajo la placa sudamericana), dentro del manto terrestre. Existen otras zonas de subducción en la Tierra, como en Grecia e Indonesia, pero estos lugares se caracterizan por tener pequeños mares (como el Egeo) y tierras bajas tropicales, no cadenas montañosas masivas. La pregunta, pues, es ¿por qué se formó una gran cadena montañosa en Sudamérica?

 

 

El modelo de Schellart, que le llevó más de dos años completar mediante el supercomputador australiano Raijin, ha reproducido la evolución de la zona de subducción de Sudamérica, desde el comienzo hasta el presente. Dicha zona se inició hace unos 200 millones de años y por tanto es la más antigua del mundo. Según el modelo, el tamaño de la zona de subducción, unos 7.000 km, la más grande del planeta, es un factor crucial a considerar a la hora de que aparezcan montañas. Las primeras señales de acortamiento de la corteza y de la formación de montañas aparecieron ya a mediados del periodo cretácico, hace unos 120 a 80 millones de años. Con anterioridad había mares estrechos alargados en el borde occidental de Sudamérica, en vez de montañas. A partir de entonces, la zona de subducción fue lo bastante profunda como para inducir un flujo a gran escala en el manto profundo, hasta unos 2.900 km de profundidad, la frontera entre el manto y el núcleo terrestre.

 

[Img #47819]

 

Wouter Schellart. (Foto: Universidad Libre de Ámsterdam)

 

Esto flujos arrastraron Sudamérica hacia el oeste, haciendo que el continente colisionase con la zona de subducción y formara por tanto los Andes. Dado que dicha zona de subducción es tan ancha, proporciona mucha resistencia a migrar lateralmente, en especial en el centro. Esta es la razón por la que las fuerzas de colisión entre el continente sudamericano y la zona de subducción son mayores en el centro, lo que resulta en montañas más altas en los Andes centrales y en la formación del Altiplano, 4 km por encima del nivel del mar, y en montañas mucho más bajas en el norte y en el sur.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress