Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 18 diciembre 2017
Ecología

La contaminación del aire, un problema importante también en ciudades de tamaño medio

La contaminación del aire es ya un problema relevante, incluso en ciudades de tamaño medio. Según las conclusiones del proyecto de investigación Life+Respira, liderado por la Universidad de Navarra (España), en una ciudad como Pamplona, de características similares al 80% de las ciudades europeas, la población se ve expuesta con relativa frecuencia a niveles de contaminación superiores a los recomendados por las autoridades sanitarias. Esta exposición a contaminantes supone un notable deterioro para la salud de los ciudadanos y provoca en Pamplona alrededor de 120 ingresos hospitalarios al año.

 

Las mediciones realizadas en el estudio, el mayor realizado en Europa de este tipo, indican que la contaminación varía notablemente en función de la climatología, la zona de la ciudad y la hora del día. Aunque el tráfico motorizado es la principal fuente de contaminación, en invierno se aprecian niveles altos de partículas en suspensión en las zonas residenciales, debido al uso de chimeneas domésticas de leña.

 

 

Los registros también han confirmado que la vegetación urbana puede reducir notablemente la contaminación, de modo que los parques y jardines actúan como pulmones que limpian el aire de la ciudad. Sin embargo, no todos los árboles tienen el mismo efecto reductor. En concreto, en Pamplona sólo el 9% de los árboles son de hoja perenne, que son los que más reducen la contaminación.

 

Asimismo, LIFE+RESPIRA ha demostrado que circular por la calzada incrementa entre un 27% y un 40% la exposición a los óxidos de nitrógeno con respecto a las aceras o los carriles bici. Además, una separación de solo medio metro entre el carril bici y la calzada reduce en gran medida los niveles de carbón negro (uno de los contaminantes más peligrosos) a los que se exponen los ciclistas. Cuando esta distancia no es posible, el empleo de barreras vegetales de separación, como los setos, ayuda a reducir la exposición de los ciclistas a las partículas finas emitidas por el tráfico.

 

Otra acción destacada del proyecto ha sido la elaboración de una encuesta de movilidad urbana en Pamplona, en la que participaron 473 ciclistas. Se trata del mayor esfuerzo realizado hasta la fecha en la capital navarra para conocer mejor este tipo de movilidad. Al igual que está ocurriendo en el resto de España, el uso de la bicicleta en Pamplona se ha incrementado de forma exponencial, lo cual evidencia un cambio de hábitos por parte de la población hacia medios de transporte más sostenibles.

 

El proyecto europeo LIFE+RESPIRA culmina su trabajo después de tres años de desarrollo con un seminario internacional que acoge la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra hasta el 13 de diciembre, y que reúne a casi un centenar de expertos e investigadores en materia de calidad del aire.

 

LIFE+RESPIRA es un proyecto liderado por la Universidad de Navarra dirigido a mejorar la calidad del aire que respiran quienes a diario se desplazan en bicicleta en Pamplona. En la iniciativa participan también la empresa pública Gestión Ambiental de Navarra (GAN-NIK), el Centro Nacional de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) y la empresa Pavimentos Tudela (cofinanciador). El instrumento financiero LIFE de la Unión Europea da soporte a todas las acciones que el proyecto ha desarrollado desde 2014 en Pamplona, con la idea de que la experiencia sea replicable en otras ciudades europeas.

 

[Img #47917]

 

Investigadores del proyecto Life+Respira. (Foto: Manuel Castells)

 

El proyecto LIFE+RESPIRA puede considerarse un claro ejemplo de ciencia ciudadana donde más de 200 voluntarios ciclistas han proporcionado, mediante el uso de sensores de bajo coste, unos 15 millones de medidas sobre la calidad del aire de la ciudad de Pamplona. Gracias a su colaboración ha sido posible caracterizar de forma exhaustiva la distribución de los contaminantes urbanos en la ciudad, complementando así los datos proporcionados por las estaciones de calidad del aire existentes, que al estar situadas en unos pocos puntos fijos, no pueden recoger todas las situaciones de contaminación que se producen en la ciudad.

 

La recogida de datos comenzó en mayo de 2015. En los dos años siguientes los voluntarios realizaron cerca de 20.000 viajes recorriendo unos 54.000 km en más de 15.000 horas, mientras que los captadores fijos y de referencia funcionaron otras 60.000 horas. (Fuente: U. Navarra)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress