Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 21 diciembre 2017
Medicina

Las mujeres con menor formación tienen una percepción peor de su salud que los hombres

Aunque las mujeres viven más años que los hombres, la percepción que tienen sobre su estado de salud es, sin embargo, más pobre. Multitud de estudios han tratado de profundizar en este asunto, centrándose fundamentalmente en la clase social o el nivel de ingresos como posibles determinantes socioeconómicos que afectan a la salud auto-perciba. También es conocida la influencia positiva del nivel educativo sobre la salud, pero hasta el momento no se había abordado en profundidad desde una perspectiva de diferencias de género.

 

Dos investigadoras del Departamento de Fundamentos del Análisis Económico e Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Valladolid (UVa) (España), Carmen García Prieto y Sara Pinillos Franco, han analizado en un trabajo publicado recientemente en la revista ‘PLOS One’, si el hecho de tener un mayor nivel formativo influye efectivamente en la forma en que los ciudadanos perciben su salud y si existen diferencias en los resultados obtenidos respecto a hombres y mujeres.

 

 

“Hemos tratado de comprobar si existen desigualdades en la medida en que los hombres y las mujeres perciben su salud y si la educación superior ayuda a reducir la brecha de género en salud existente”, precisan las investigadoras, quienes apuntan que el trabajo se enmarca en el proyecto ‘Salud, Calidad de Vida y Trabajo ¿Qué es diferente para las mujeres? El camino hacia la superación de las desigualdades de género’ financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad. El estudio se inició en el año 2015 y forma parte de la tesis doctoral de Sara Pinillos Franco.

 

Para llevar a cabo el estudio, tomaron la Encuesta de Calidad de Vida del año 2012 para España. Seleccionaron a personas entre 25 y 65 años, presumiendo que a partir de dicha edad ya se ha finalizado la formación académica. Después, midieron el efecto de la educación en la salud auto-percibida para toda la muestra seleccionada y para hombres y mujeres por separado. También segregaron a las personas en función de su nivel educativo y comprobaron el efecto del género en la salud.

 

“Hemos construido un modelo econométrico para cada uno de los grupos de población, y hemos tenido en cuenta diversos factores sociales y económicos que pueden afectar a la relación entre salud y educación, tales como el nivel de ingresos, la situación laboral, la edad, la situación en el hogar o el entorno en el que los individuos desarrollan su vida”, explican a DiCYT.

 

[Img #48013]

 

Ejercicios con balón medicinal. (Foto: San Juan de Dios)

 

Los resultados del trabajo sugieren que el nivel educativo influye en las desigualdades de género en salud, aunque tan sólo encuentran diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres en el estado de salud declarado por el grupo de personas con menor nivel formativo. Las mujeres con menos estudios tienen una percepción peor de su salud, principalmente debido a la precariedad laboral y las condiciones del hogar. En cambio, “entre las personas con mayor nivel educativo no se observan diferencias de género significativas en la salud auto-percibida”, añaden.

 

Por ello, las investigadoras resaltan la importancia de promover la educación, “ya que no sólo incrementa el nivel de salud de la población en general, sino que también contribuye a reducir las desigualdades socioeconómicas de género en salud a lo largo del tiempo”, concluyen. (Fuente: Cristina G. Pedraz/DICYT)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress