Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 11 enero 2018
Microbiología

La evolución dotó de actividades enzimáticas a la cápsida de los virus de hongos

Un trabajo publicado recientemente en la revista PLOS Pathogens desvela que, a lo largo de la evolución, los virus de ARN de doble cadena de hongos han adquirido nuevas actividades enzimáticas en su superficie externa. La publicación es resultado de una colaboración internacional liderada por investigadores del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB-CSIC) (España).

 

La mayoría de los virus que infectan hongos se transmiten directamente de célula a célula, sin salir al exterior. En los virus de plantas, animales o bacterias la función primordial de la cápsida es proteger el material genético e identificar a sus hospedadores, sin embargo en los virus de hongos estas funciones no son tan importantes. Por esta razón, su cápsida externa presenta diferentes características estructurales y funcionales.

 

 

“La evolución ha permitido modificaciones en dominios muy concretos de las proteínas que forman la cápsida. Esto ha desembocado en nuevas funciones que permiten a los virus mantener una relación simbiótica estrechamente regulada con las células que infectan”, explica José R. Castón, autor principal del estudio e investigador del CNB-CSIC.

 

Para llegar a esta conclusión los autores estudiaron la estructura atómica de las proteínas que forman la cápsida viral e identificaron dos dominios con actividad enzimática. “En concreto, estos dominios activos parecen capaces, respectivamente, de unirse a proteínas del citoesqueleto de la célula, y de interaccionar y cortar péptidos”, indica Castón.

 

[Img #48275]

 

Proteínas de la cápsula del virus fúngico estudiado (RnQV1) con los diferentes dominios e inserciones destacados en diferentes colores. Al fondo una imagen de criomicroscopía electrónca del virus. (Foto: José R. Castón, CNB-CSIC)

 

Para desvelar la estructura de estas proteínas con resolución atómica se ha utilizado la técnica de criomicroscopía electrónica, merecedora del Premio Nobel de Química en 2017.

 

“El potencial de los virus fúngicos como nanomáquinas moleculares aún no ha sido explorado, pero las particularidades de su cápsida pueden convertirlos en interesantes herramientas para aplicaciones biotecnológicas”, concluye Castón. (Fuente: CNB-CSIC)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress